• Sin categoría

    Xieng Khouang, el lugar más bombardeado del mundo

    Phonsavan-Bomb-Craters

    Si viajas a Laos y decides visitar la provincia de Xieng Khouang ve con cuidado por donde pones los pies porque estarás en el lugar más bombardeado del mundo. Y es que un número indeterminado de bombas y proyectiles, algunos de ellos sin detonar, se esparcen por todo el territorio. Un macabro  legado de  la guerra secreta librada en este país durante los años 60 y 70.

    La presencia de estas bombas, que se cuentan por millares, continúan hoy alterando las vidas de los habitantes de estas tierras y de vez en cuando se produce una explosión cuando los campesinos aran la tierra o alguna persona o animal pisa donde no debe.

    Para poder hacer la vida algo más llevadera y para que los turistas conozcan la zona, en los lugares más transitados se han trazado rutas seguras limpias de artefactos explosivos. De hecho, esta desgracia se ha convertido hoy en día en una importante fuente de ingresos para las gentes de esta provincia fronteriza con Vietnam.

    Muchos viajeros se acercan al centro de visitantes dedicado a la guerra y sus recuerdos en la localidad de Phonsavan. Allí se les explica que puede haber aproximadamente 80 millones de artefactos explosivos sin detonar en todo el país. Resulta curioso y aterrador pensar que estas bombas enterradas han causado cerca de 20.000 víctimas, entre muertos y heridos, muchas más que durante la guerra. Es habitual ver por la calle a personas mutiladas a causa de desgraciados encuentros con estas bombas.

    Sin embargo, las gentes de Xieng Khouang se han acostumbrado a convivir con esta amenaza. Es más, los hay que se dedican a buscar y desenterrar viejas y oxidadas bombas para vender a los turistas como souvenir o con las que adornar las puertas de sus casas. Un trabajo peligroso pero que da buenos rendimientos.

    Fotos vía: xieng-khouang.com

    Escrito por Daniel Terrasa el 10 febrero, 2013 | ningún comentario
    , Sin categoría

    Déjanos tu comentario