• Sin categoría

    Vuela Libre (pero no te caigas): La piscina del Diablo

    Se acaba el verano y tenemos mono de adrenalina. Esto, junto con la época del año en la que nos encontramos, solamente nos lleva a un destino: la piscina del Diablo, en la frontera de Zambie y Zimbabue. Nos lanzamos de cabeza a la que es una de las piscinas más peligrosas del mundo, que solamente se puede visitar entre septiembre y diciembre, debido a los bajos niveles de agua.

    Hay paisajes por los que te dejarías la vida. La piscina del Diablo es uno de ellos. Situada en el continente africano, los que la han visitado aseguran que bañarse en sus aguas pueden ser mortal, si se va en una época de alto caudal. Desde el borde de la piscina, delimitada solamente por unas piedras que marcan el margen, se puede contemplar la maravillosa panorámica que ofrecen las cataratas Victoria. Se encuentra a 100 metros del fondo de las cataratas, pero las crecidas del río pueden ser muy rápidas.

    David Livingstone, el misionero y explorador escocés, visitó la cascada en 1855 y las bautizó con el nombre de la reina Victoria, aunque son conocidas localmente como Mosi-oa-Tunya, el humo que truena. La cascada forma parte de dos parques nacionales, Parque Nacional de Mosi-oa-Tunya en Zambia y el Parque Nacional de las Cataratas Victoria en Zimbabue, y son una de las mayores atracciones turísticas del África austral. Han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en el año 1989. Abarcando el área protegida una extensión de 8780 ha.

    El vídeo que os mostramos hoy nos pone los dientes largos, larguísimos. Si lo veis, entenderéis por qué. Asomaos… pero con mucho cuidado. ¡Disfrutad!

    Escrito por Marta Rosella Gisbert el 19 septiembre, 2012 | ningún comentario
    , Sin categoría

    Déjanos tu comentario