• Sin categoría

    Visitar los restos del Titanic por 100.000 euros

    Hace ya más de 100 años que el Titanic se hundió en el fondo del Atlántico norte, en las oscuras profundidades del océano, lejos de las miradas de los humanos. Hoy sólo podemos acercarnos a este legendario barco a través de fotografías, museos y recreaciones, pero a partir del año que viene será posible para cualquier turista sumergirse a 3.200 metros y verlo de cerca. Cualquier turista que pueda permitirse pagar los 100.000 euros que cuesta el billete.

    El milagro será posible gracias a la empresa británica Blue Marble Private, que organizará recorridos al naufragio a partir de 2018. Los afortunados y valientes viajeros embarcarán en el puerto canadiense de St.John’s, en la isla de Terranova, aún por determinar para dirigirse hacia el punto del océano donde se iniciará la inmersión. El precio puede parecernos desorbitado, aunque la empresa asegura que es el equivalente a lo que costaba en su día un pasaje en primera clase en el mítico transatlántico.

    3E5C515D00000578-4323084-To_make_it_to_the_wreckage_the_intrepid_sightseers_will_fly_by_h-a-64_1489742206102

    El viaje en total dura tres días, contando desde la salida hasta el regreso al puerto. La inmersión en sí sólo dura tres horas y se realiza bajo la supervisión de guías y técnicos expertos. El batiscafo recorrerá algunos de los lugares más emblemáticos del Titanic, como el salón de eventos, la cubierta, el arco, el puente, entre otros.

    Tal vez sólo sea un truco de marketing, pero Blue Marble Private asegura que el pecio del Titanic está amenazado por la presencia de una bacteria extremófila que está devorando poco a poco lo que queda del barco y podría hacerlo desaparecer en un par de décadas. Así que se trata de ahora o nunca.

    Para los que no contemos con un presupuesto viajero tan holgado, siempre nos quedará la visita al Museo del Titanic en Belfast, Irlanda del Norte, también de gran interés.

    Fotos vía: Ocean Gate

    Escrito por Daniel Terrasa el 30 abril, 2017 | ningún comentario
    , Sin categoría

    Déjanos tu comentario