• Viajes

    Viajes en pareja: el palacio de la ciudad perdida en Sudáfrica

    habitación

    Con la resaca de San Valentín todavía a cuestas, y coincidiendo con los carnavales en muchos lugares, proponemos hoy un viaje suculento: una estancia en el palacio de la ciudad perdida de Sudáfrica (The palace of the lost city). En uno de los más impresionantes complejos vacacionales construido encima de un volcán extinto, donde os sentiréis como verdaderos reyes y reinas.

    En África del Sur, en Sun City, existe un espectacular complejo turístico ubicado sobre el cráter de un volcán extinto, en el que destaca muy especialmente un palacio.

    aérea Al parecer, en el momento de su creación, el empresario artífice del proyecto pretendió vincularlo a una leyenda. Esta cuenta que una antigua civilización procedente de los países de África del Norte viajó por todo el continente en busca de un lugar para construir un palacio para su rey. Tras años de investigaciones, se toparon con este paraíso que se ubicaba encima de un volcán extinto, y fue ahí mismo, perdidos en los bosques en el sur de África, donde construyeron el ahora denominado “palacio de la ciudad perdida”. Años más tarde, fue completamente destruido por un terremoto; sería en una época más moderna cuando se reconstruiría y se convertiría en uno de los hoteles más maravillosos del mundo.
    El complejo tiene, entre muchas otras cosas, un casino, cuatro hoteles, ríos y cascadas artificiales, dos campos de golf, una reserva animal de 55.000 hectáreas, multitud de fuentes, un anfiteatro, un observatorio, 22 hectáreas de jungla artificial y bosques, y todos los lujos que podamos imaginar. La construcción del complejo se ha hecho siempre manteniendo la idea de la herencia africana, por tanto los motivos étnicos son frecuentes.
    columnas
    El palacio en concreto cuenta con 338 habitaciones y suites que bien podrían ser estancias reales. Todas cuentan con unas vistas espectaculares de la selva o los jardines. Los muebles que las decoran están totalmente tallados a mano y adornados con motivos de la flora y fauna de Sudáfrica.

    Un lugar idóneo para dar rienda suelta a la pasión y reavivar (metafóricamente) el volcán que tenemos a nuestros pies… para darle más emoción a la aventura. Las imágenes hablan por sí solas.

    comedor

    Fuente: Yamelosé, Taringa

    Déjanos tu comentario