Viajes

Viaje a Alemania: breve guía del Bratwurst

Es una obligación en cualquier viaje Alemania: disfrutar de una buena cerveza acompañada de una buena salchicha alemana o Bratwurst. Pero la fórmula no es tan sencilla. La variedad de salchichas alemanas es enorme. Casi cada región cuenta con una o varias especialidades, pero nosotros te traemos un breve repaso de las clases de salchicha alemana más conocidas, todas ellas deliciosas:

Fränkische Bratwurst, la deliciosa salchicha de Franconia

La salchicha de Franconia, la región del norte de Baviera es gruesa, jugosa y está aderezada con mejorana. Se sirve tradicionalmente con Sauerkraut (chucrut) o Kartoffelnsalad (ensalada de patatas), pero nunca con mostaza, aunque muchos turistas lo ignoran.

La receta de la Bratwurst de la ciudad de Coburg en Franconia, que data del año 1498, especifica que debe haber al menos un 15% de carne de ternera y que los condimentos deben ser solamente  sal, pimienta, nuez moscada y ralladura de limón. Y, por supuesto, se come acompañada de un panecillo redondo o Brötchen.

Capítulo aparte para las deliciosas Nürnberger Rostbratwurst. Son las más pequeñas, por eso se sirven de tres en tres dentro del pan. Están documentadas en la ciudad de Nuremberg desde el año 1313. De hecho, existe una “Asociación para la Protección de la Nürnberger Bratwürst” fue creada en 1997 para preservar la exclusividad del hallazgo.

Son muy populares por su sabor característico a base de carne de cerdo. Se cocinan a la parrilla sobre un fuego de madera de haya. El acompañamiento, además del clásico Sauerkrat und Kartoffelnsalad, incorpora además una cucharada de rábano picante o mostaza. En los puestos callejeros se venden bajo la fórmula Drei im Weckla (tres en un moño), y se les añade mostaza.

Otra manera de preparar las salchichas de Nuremberg es con vinagre con especias y cebolla. Esta variedad se llama Blaue Zipfel.

La salchicha de Turingia y otras variedades

BratwurstLas Thüringer Rostbratwürste son unas suculentas salchichas picantes más largas y delgadas que las de Franconia. Tradicionalmente se cocinan a la parrilla sobre un fuego de carbón vegetal y se comen con la mostaza y pan. La cuna de esta delicia está en la ciudad de Arnstadt. Cerca de allí, en la localidad de Holzhausen, se ubica el Erstes Deutsches Bratwurstmuseum, el primer museo alemán dedicado al Bratwurst.

El sabor de la Nordhessische Bratwurst o salchicha del norte de Hessen es similar al de la salchicha de Turingia. Está hecha de carne de cerdo molida gruesa y está muy condimentada.

Nos queda hablar aún de la Rote Wurst (salchicha roja), típica de la región de Suabia. Está hecha de carne de cerdo molida y tocino. Su sabor es picante.

Weisswurst, la salchicha blanca de Baviera

Es una de las especialidades de  la ciudad de Munich, aunque se sirve en todo el sur de Baviera. A diferencia de las otras salchichas del país no se asan sino que se hierven en agua y limón y se sirven acompañadas de mostaza dulce. Los entendidos dicen que antes de comerlas hay que quitarles la piel. Huelga decir que están de muerte acompañadas de una buena jarra de cerveza de trigo.

Lejos de Baviera, en la fría y marítima Hamburgo, también se saborea un tipo especial de salchicha blanca o Weisswurst, aunque es una variedad más ligera que su hermana bávara y mucho menos popular.

Fotos vía: FAZ

 

Escrito por Daniel Terrasa el 2 marzo, 2015 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , , Viajes

Déjanos tu comentario