• Viajes

    Via Appia, recorriendo la primera gran calzada romana

    De las muchas cosas por las que todavía hoy admiramos a los antiguos romanos está su pericia a la hora de trazar caminos y construir vías de comunicación, las famosas calzadas. La excelente red de transportes que tejieron a lo largo de Europa, norte de África y Próximo Oriente contribuyeron a que el imperio se fortaleciera y perdurase a lo largo de los siglos. Uno de los ejemplos mejor conservados, tal vez el que más, está en Italia. Es la Via Appia.

    Esta calzada romana debe su nombre a su creador, el censor Appius Claudius Caecus, que puso la primera piedra en el año 312 a.C. En su origen esta debía ser una vía que conectara las ciudades de Roma y Capua, separadas por una distancia de 212 kilómetros. Más adelante la Via Appia fue ampliada 370 kilómetros para llegar al puerto de Brundisium (hoy Brindisi) en el Mar Adriático.

    appian-way-76

    La Via Appia tenía un promedio de 6 metros de anchura. Era ligeramente convexa en su parte central y estaba flanqueada por dos zanjas paralelas para evitar que la calzada se inundara a causa de la lluvia. Sobre una base de mortero de cal se colocaban grandes piedras presionadas de tal modo que se lograra una superficie más o menos plana. Los ingenieros romanos lo debieron hacer bien, pues esta calzada, como tantas otras, se ha mantenido firme después de dos mil años.

    Tras la caída del Imperio Romano, el camino cayó en desuso, pero algunos tramos se han conservado intactos y se utilizan incluso para el tráfico rodado. La Via Appia es también una importante atracción turística que,23 siglos después de su construcción, seduce tanto a los senderistas como a los amantes de la historia.

    Fotos vía: CNN

    Escrito por Daniel Terrasa el 1 octubre, 2017 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , Viajes

    Déjanos tu comentario