Viajes

Venecia declara la guerra a los pájaros

Venecia, la ciudad más romántica del mundo, es probablemente también la que más retos tiene que afrontar para mantenerse en su posición de destino turístico de prestigio mundial. No solo está el problema del agua, que amenaza con engullir la ciudad entera, también el de los cruceros que hacen temblar los edificios y el de la contaminación. Ahora hay que añadir uno nuevo: los pájaros.

Parece broma pero el problema es muy serio. Las aves, cada vez más familiarizadas con los humanos, ya no se conforman con acercarse a las mesas de los restaurantes a picotear las migas, ahora se atreven con lo que hay en las mesas e incluso birlan a los camareros lo que llevan en las bandejas.

Y no se trata solo de pequeños gorriones o tímidas palomas, a veces estos ladrones voladores son enormes gaviotas que resultan realmente peligrosas para los turistas. Por eso, las autoridades de Venecia no ha tenido más remedio que declarar la guerra a los pájaros.

Para acabar con el problema se ha tenido que recurrir a grabaciones de graznidos de halcón, espantapájaros volantes (en realidad grandes globos de colores chillones) para ahuyentar a las molestas aves y, este ese método más curioso, aerosoles de “repelente de gaviota” que son masivamente rociados en lugares tan emblemáticos como la Plaza de San Marcos.

La imagen icónica de esta plaza con bandadas de palomas adornando los cielos pueden pasar a la historia. De hecho, ya son historia: la revolución de los animales ha comenzado en Venecia. Estos seres emplumados exigen su parte del pastel en el negocio del turismo.

Fotos vía: La Repubblica

Escrito por Daniel Terrasa el 17 mayo, 2016 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , , Viajes

Déjanos tu comentario