• Sin categoría

    Urmia, el “lago de sangre” de Irán

    Las aguas verdes del Lago Urmia, situado en el montañoso norte de Irán, se tiñeron de rojo en sólo unos meses. Este hecho sorprendente ha hecho que ya haya sido bautizado ya como “el lago de sangre” atrayendo a científicos, turistas y curiosos en general.

    Pero que nadie se alarme: no se trata de sangre, ni siquiera de vino tinto, sólo agua. La razón de este cambio cromático radical está en el aumento de la salinidad en el agua, que ha estimulado el crecimiento de bacterias y microalgas de pigmento rojo.

    El lago, que se encuentra cerca de la frontera que Irán comparte con Turquía, variaba su tonalidad en los cambios estacionales, aunque nunca de forma tan drástica como ahora.

    Por ejemplo en primavera, cuando se derriten las nieves de las montañas, el agua dulce inunda el lago manteniendo la salinidad a raya; en verano en cambio, gracias a la evaporación solar, aumenta la salinidad y proliferan los microorganismos. En esta ocasión sería una familia de bacterias llamada Halobacteriaceae además del alga Dunaliella las responsables del cambio de color de las aguas del lago.

    Detrás de todo esto estaría, una vez más, el cambio climático. Lo peor es que no se trata solo de un simple cambio de color, sino de un problema de salud, pues muchas veces estas algas y bacterias pueden contaminan fuentes de agua potable y envenenar a los peces que viven en estos lagos.

    A pesar de su espectacularidad, el caso del Lago Urmia no es único. En este mismo blog ya hemos visto fenómenos parecidos en las llamadas Cataratas de Sangre, en la Antártida, o en los famosos “lagos de color de rosa” como el Retba en Senegal o el Hillier en Australia.

    Fotos vía: livescience.com

    Escrito por Daniel Terrasa el 29 julio, 2016 | ningún comentario
    , Sin categoría

    Déjanos tu comentario