• Sin categoría

    Un viaje a la frontera entre las dos Coreas

    La guía anuncia con orgullo a los turistas: “y ahora acaban de entrar en Corea del Norte”, ante las exclamaciones de admiración y temor. Lo cierto es que sería más correcto decir que están en tierra de nadie. Se trata de una visita  a la Joint Security Area (JSA), el área de seguridad conjunta administrada por la ONU donde se firmó el armisticio que puso fin a la Guerra de Corea en 1953 dividiendo el país en dos mitades.

    Estas visitas turísticas son sin embargo el modo más sencillo de pisar territorio norcoreano, ya que este pequeño y peculiar estado totalitario, gobernado por una demencial dinastía comunista, permanece herméticamente cerrado al mundo exterior. Entrar en él es algo realmente difícil. De salir, mejor ni hablamos.

    La frontera más militarizada del mundo

    La JSA es la zona desmilitarizada que separa los dos países desde hace casi sesenta años. una franja de 241 kilómetros de largo y 2 km de ancho a lo largo del paralelo 38º. A ambos lados de ella, más de un millón de soldados de las dos Coreas y un paisaje escalofriante torres de vigilancia, minas y ametralladoras.

    Aproximadamente 100.000 personas al año visitan la JSA, casi todos extranjeros, ya que los surcoreanos necesitan un permiso especial y a los norcoreanos les está directamente prohibido asomar por aquí. La visita cuesta 80 € y el visitante debe firmar un documento que libera de responsabilidades al organizador del tour si se incumplen las normas de seguridad y comportamiento especificadas en él.

    Aunque el lugar es impactante, el turismo lo ha convertido un poco en una especie de feria. por todo encontramos puestos de souvenirs y soldados de uno y otro bando que posan con actitud amenazadora para las fotos de los turistas. Podemos llegar incluso a olvidar que estamos en uno de los puntos más calientes de la geopolítica mundial, la frontera más militarizada del mundo donde se vive en un constante estado prebélico.

    Una guerra interminable

    En Imjingak, una pequeña aldea dentro de la JSA, se encuentra el “Puente de la Libertad”, el lugar de intercambio de prisioneros después de la guerra. Se calcula que cerca de 6 millones de coreanos del Sur aún tienen familia en el Norte. Otro punto importante en la zona es Kumgang, considerado sagrado por los coreanos de ambos lados.

    Porque no hay que olvidar que ambos países están oficialmente en guerra y que desde 1953, los enfrentamientos fronterizos se han saldado con casi 1.400 víctimas. Viajar a la frontera entre Corea del Norte y Corea del Sur entraña ciertos riesgos. No es una visita para tomarse en broma, desde luego.

    Fotos vía: lemonde.fr

    Escrito por Daniel Terrasa el 26 septiembre, 2012 | 2 comentarios
    , Sin categoría

    CHANG | 2 de abril de 2013 | 2:22 pm

    Tan lindas estas dos naciones con mucho en comun hermanas por la sola razon de sus dirigentes incluida sus orgullos exponen la vida de sus coterraneos a errores que sacrifican por su poder a esos inocentes habitantes que nada tienen que ver con lo que pasa alli.

    ¿Viajar a Corea del Norte? | 21 de abril de 2013 | 4:10 pm

    [...] frontera entre ambas Coreas es una de las zonas más militarizadas del mundo (ver Un viaje a la frontera entre las dos Coreas) pero la tensión se ha disparado estos días a raíz de la reacción de Pyongyang en respuesta a [...]

    Déjanos tu comentario