• Viajes

    Un trozo del Muro, el clásico souvenir de Berlín

    Son muchos los turistas que, durante su estancia en la capital de Alemania, se llevan a su casa de recuerdo un pedazo de historia: nada menos que un fragmento del mismísimo Muro de Berlín, comprado en algún souvenir o incluso en tiendas especializadas. La duda, sin embargo, es inevitable: ¿Se trata de reliquias auténticas o es todo una estafa?

    Desde minúsculas rocas a grandes trozos de piedra, casi todos ellos pintados de colores por los grafitis que una vez decoraron el muro, al menos uno de sus lados. Los precios varían desde 7 a 25 euros, aunque los hay mucho más caros, por los que se llega a pagar miles de euros. Algunos como la tienda Berlin Story incluso los venden por internet, con certificado de autenticidad incluido.

    Curiosamente el interés por este souvenir aumenta con el paso de los años: no pasa de moda. Los comerciantes aseguran que todos los trozos de muro son verdaderos, aunque confiesan que algunos de ellos son pintados posteriormente  a mano para que sean más “vendibles”, lo cual, según ellos, no le resta ningún valor al objeto.

    En fin, no se trata de pinchar ninguna burbuja ni de desencantar a nadie: quien quiera creer que ese trozo de hormigón pintado comprado en un souvenir de Berlín y que decora alguna estantería de casa es un trozo del Muro, es libre de hacerlo.

    Sin embargo, mucho nos tememos que con esto suceda igual que con las reliquias de la cruz donde murió Jesucristo, repartidas por iglesias y santuarios cristianos de todo el mundo y todas ellas auténticas sin ninguna duda. Dicen las malas lenguas que si se reunieran todos, daría para fabricar unas cuantas cruces.

    Más sobre el Muro:

    Fotos vía: Der Spiegel

    Escrito por Daniel Terrasa el 13 septiembre, 2016 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , , Viajes

    Déjanos tu comentario