• Sin categoría

    Tres cuevas azules del Mediterráneo

    grottazzurra

    Malta, la isla de Capri en Italia y la de Cabrera, al sur de Mallorca, en España. Tres bellos enclaves del Mediterráneo con algo en común: en todas ellas hay una Cueva Azul, una gruta marina donde la incidencia de los rayos del sol dan lugar a un agua que parece pintada de un color azul intenso, casi artificial. Acompáñanos a descubrir estas tres cuevas azules del Mediterráneo. 

    Malta: That il-Hnejja

    Gruta-AzulCerca del pueblo de Zurrieq, justo al otro lado del pequeño islote deshabitado de Filfla, se ubica That il-Hnejjala cueva que esconde uno de los espectáculos naturales más impresionantes de la isla.

    El secreto está en la especial ubicación de la gruta y sus “cavernas espejo” que, igual que la caja de resonancia de una guitarra, logran multiplicar la fuerza y los matices del color azul del mar gracias a la luz solar que penetra en ella a primera hora de la mañana.

    Un efecto que va diluyéndose a medida que avanza el dí ay desaparece por la tarde, por eso hay que madrugar para poder disfrutar de él.

    Capri: la Grotta Azzurra

    Gruta-Azul1Se trata de una isla situada en la Costa Amalfitana frente al golfo de Nápoles cuya belleza fue ya cantada por los poetas de la Antigüedad. No en vano fue el lugar que eligió el emperador Tiberio para su retiro dorado.

    Pero no todos los tesoros naturales de la isla están a la vista. Para descubrir la Grotta Azzurra hay que contratar una excursión en barco. Escondida entre acantilados aparece una cavidad de unos 60 metros de largo por 25 metros de ancho en la que entra el agua del mar Tirreno para brillar con un azul turquesa deslumbrante.

    Durante siglos los pescadores evitaron acercarse a ella pues una leyenda decía que estaba habitada por espíritus malignos. Hoy las viejas supersticiones no impiden que éste sea uno de los lugares más visitados de la isla.

    Cabrera: Sa Cova Blava

    620-Viajes-vacaciones-singles-baleares-cabrera-barcos-veleros

    Lo que no quieran viajar tan lejos y quieran ver una cueva azul brillante y hermosa pueden viajar al sur de Mallorca y tomar el barco que sale a diario al archipiélago de Cabrera desde La Colonia de Sant Jordi.

    Ese mismo barco, antes de emprender el regreso, hace una parada en Sa Cova Blava, donde nadie puede resistirse a darse un baño en unas aguas tan azules y brillantes bajo una bóveda de piedra de 20 metros de altura.

    De nuevo la explicación de este magnífico juego de luz y color está en la orientación de la entrada de la cueva y la incidencia del sol, a diferencia de la cueva maltesa, más acentuada la caer la tarde.

    Fotos vía: masmar.es

    Escrito por Daniel Terrasa el 6 junio, 2013 | ningún comentario
    , Sin categoría

    Déjanos tu comentario