• Viajes

    Touradas: las corridas de toros a la portuguesa

    Tanto si te gustan los toros como si los detestas, vale la pena asistir a una tourada durante tu viaje a Portugal. Estas “corridas a la portuguesa” son muy distintas a las que se celebran en España, América y el sur de Francia, porque en ellas está prohibido matar al toro. El colorido y la emoción son sin embargo los mismos.

    Se cuenta que el origen de esta prohibición de matar al toro, que viene del siglo XVIII, no está en ninguna sensibilidad de tipo animalista, sino en la necesidad de frenar el alarmante número de jóvenes que morían en los ruedos cada año a la hora de afrontar la llamada suerte de matar. El Marqués de Pombal, el mismo que reconstruyó la ciudad de Lisboa tras el terremoto de 1755, fue quien decretó esta medida. Según sus propias palabras: “Portugal necesita hombres para la guerra y no puede perderlos en los ruedos”.

    Así fue como las touradas siguieron celebrándose hasta nuestros días: el toro no muere, es cierto, pero no se libra de los otros tormentos. Incluso existe todavía una localidad, la comunidad de Barrancos, donde se sigue matando al toro. Así que el mito de las corridas portuguesas como amables y respetuosas con el animal queda desmontado. Eso sí, su valor como espectáculo sigue siendo notable, con muchos elementos únicos y grandiosas demostraciones ecuestres.

    Así es una tourada

    El espectáculo de la tourada se inicia con el desfile de apertura, protagonizado por un jinete montado en un caballo luso que deleita al público con sus cabriolas y piruetas.

    Tras el segundo toque de trompeta, la puerta se abre y el toro salta al ruedo. El animal lleva las astas protegidas por una funda de cuero para impedir que se produzcan heridas importantes. El caballo también está protegido por un peto acolchado. En esta fase de la tourada el jinete tiene que demostrar su habilidad esquivando las embestidas del toro y clavarle las farpas o banderillas.

    Después llega el momento de la Pega: los ocho forcados, con sus típicos gorros verdes, saltan a la arena y, colocados en fila, reciben la embestida del toro. El primero de la fila agarra al animal por los cuernos y resiste con la ayuda de la fuerza de sus compañeros, que amortiguan el golpe y consiguen., ante la ovación del público, inmovilizar al toro.

    ¿Dónde asistir a una tourada? El calendario taurino portugués es similar al español: empieza en Semana Santa y se prolonga hasta el mes de octubre. Las touradas son las que se realizan en Lisboa Campo Pequeno, Santarem y Vila Franca de Xira. 

    Fotos vía: publico.pt

    Escrito por Daniel Terrasa el 16 agosto, 2017 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , , Viajes

    Déjanos tu comentario