• Viajes

    Soledar, el “regalo de sal” de Ucrania

    Hace unos 250 millones de años, parte del actual territorio de Ucrania se encontraba sumergida en el fondo de un antiguo aunque no demasiado profundo océano. Pasaron los milenios y el agua desapareció, dejando como único vestigio un inmenso sedimento salino que el ser humano empezó a explotar sólo hace unos cuantos siglos en lugares como Soledar, el nombre de una mina que significa exactamente “regalo de sal”.

    Ciertamente se trata de un regalo, pues la sal ha sido desde siempre un bien valioso. Pero el regalo se puede entender también como un regalo para la vista, pues las sensaciones visuales que el visitante experimenta cuando recorre este mundo subterráneo, bello y extraño, son difíciles de explicar.

    La explotación de las minas de sal de Soledar han tenido un grave impacto medioambiental, ya que para separar la sal del agua se usaban grandes calderos alimentados por leña. La deforestación de la zona de bosques situada al sur de Donetsk fue catastrófica. Más tarde se cambió la madera por el carbón y sólo a finales del siglo XIX se consiguió el desarrollo tecnológico suficiente para poder excavar y acceder directamente a la sal del subsuelo para extraerla.

    Las huellas de esta explotación minera, hoy ya abandonada, son todavía visibles en Soledar. Y aunque la industria  minera desapareció, en los últimos años ha ocupado su lugar el turismo. Las espectaculares galerías de la mina albergan toda clase de rincones curiosos y extraños. Por ejemplo, allá abajo se puede encontrar una iglesia subterránea, esculturas en los muros de sal, una cafetería abierta al público, un spa curativo donde la sal es obviamente el elemento protagonista e incluso un campo de fútbol.

    Otras espectaculares minas de sal que podemos encontrar en otras partes del mundo:

    Fotos vía: Tectónica Blog

    Escrito por Daniel Terrasa el 22 enero, 2018 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , , Viajes

    Déjanos tu comentario