• Viajes

    Singapur, la puerta de Asia

    Es normal pensar en Singapur como un lugar más del continente asiático, insípido y aburrido, pero más eficiente y seguro, donde a sus ciudadanos se les priva de la libertad de escupir en la calle y de masticar chicles. Pero más allá de los habituales tópicos, Singapur es uno de los lugares más agradables y divertidos de todo Asia. La bienvenida a la ciudad te la da uno de los mejores aeropuertos del mundo y ya en el recorrido hasta el centro de la ciudad rodeados de la exuberante vegetación que envuelve a la autopista principal, empezamos a sentir que Singapur es diferente al resto de ciudades asiáticas. Al pasear por la principal calle de emporios de la moda, Orchard Road, dando un paseo por las tiendas de antigüedades del barrio chino o disfrutando de un paseo por algunos de los numerosos parques de la ciudad, también podrás notar la seguridad y la falta de delincuencia en comparación con otras ciudades vecinas.

     

    El camino que ha sufrido Singapur en su corta historia, ha pasado desde una avanzada colonia inglesa a convertirse en una nación industrial dejando parte de su identidad en el camino. La mezcla de Singapur es única: toques de cultura China, India y Malaya se unen en una de las ciudades de corte más ultramoderno desde el punto de vista occidental. Este contraste se aprecia dando un rápido vistazo a la ciudad donde los templos del barrio chino, los edificios coloniales de la época inglesa y los rascacielos de la zona comercial, conviven en una armonía casi perfecta.

    La vida nocturna de la ciudad es frenética, siendo un habitual estar bebiendo y bailando hasta el amanecer en algunos de los numerosos pubs de la ciudad. La comida es la obsesión nacional y sumergirse en una enorme variedad de platos asiáticos – la lista es tan larga como deliciosa -  disfrutando de la cerveza local Tiger, es una de las experiencias más emblemáticas de la ciudad. Pero en Singapur no todo es lujo y más allá de las tiendas de lujo de Orchar Rd, podemos encontrar numerosas gangas de ropa y electrónica en el barrio hindú, siendo una visita obligatoria el centro comercial Mustafa.

    Pero Singapur no tiene que ver solo con comer, ir de compras y vivir la vida nocturna en un ambiente totalmente urbanizado. Es una de las dos ciudades que pueden presumir de disfrutar de un bosque primario como parque, la reserva natural de Bukit Timah, en pleno corazón de la ciudad donde si te detienes un segundo a relajarte lo único que oirás será a los monos balanceandose entre los arboles. Al sur de la ciudad también se encuentra la isla de Sentosa, un gigantesco complejo de zonas verdes, playas, Resorts y numerosas actividades deportivas y de ocio. Entre sus playas existen varias artificiales, copias de otras famosas como Copacabana. Disfrutar en uno de los numeroso clubs de Sentosa tomándose un cocktail es la mejor manera de contemplar el atardecer asiático.

    Fotografía via: AntonioRobredo (@arobredo)

    Escrito por Antonio Robredo el 31 agosto, 2012 | ningún comentario
    Etiquetas: , , Viajes

    Déjanos tu comentario