• Viajes

    Sibenik, la pequeña Dubrovnik sin turistas

    He aquí uno de esos destinos a los que hay que viajar antes de que el turismo de masas ponga sus zarpas en él: Sibenik, una versión reducida y encantadora de la magnífica Dubrovnik, situada unos 200 km al noroeste de la “Perla del Adriático” y escondida en un precioso recoveco de la recortada costa dálmata.

    Lo mejor de visitar Sibenik es que pone al alcance del viajero lo mejor de Croacia: las aguas azules del Adriático y los parajes verdes del interior. Y todo eso sin tener que soportar colas, hordas de turistas y feas tiendas de souvenirs que estropean el paisaje.

    Remontando el curso fluvial desde la ciudad llegamos al corazón del Parque nacional de Krka, un paraíso verde donde el agua adquiere un protagonismo absoluto. Allí se encuentra Skradinski Buk, una de las cataratas más espectaculares del país, así como numerosas piscinas naturales y senderos que recorren el bosque.

    Si en cambio decidimos dirigir nuestra mirada hacia el mar, Sibenik nos espera con sus calles estrechas, su magnífica catedral del siglo XV y sus acogedores restaurantes en la zona del puerto. No es una zona turística, lo cual presenta algunos inconvenientes pero también grandes ventajas.

    Y sin embargo, en Sibenik está el que, año tras año, es coronado como el mejor restaurante de Croacia: Pelegrini, donde la especialidad son los erizos de mar cocinados de mil maneras inimaginables.

    La costa ofrece un impresionante catálogo de calas escondidas y pequeñas playas de guijarros, muchas de ellas aún desiertas y vírgenes. Maravillas que descubrir antes de que Sibenik se convierta en un “destino de moda” y todo cambie para siempre.

    Fotos vías: tasteofcroatia.org

    Escrito por Daniel Terrasa el 26 diciembre, 2016 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , Viajes

    Déjanos tu comentario