• Sin categoría

    Sète, el encantador pueblo de Georges Brassens

    Para muchos Sète no es más que un bonito pueblo de pescadores en la región francesa del Languedoc. Pero para los admiradores del músico y ácido poeta Georges Brassens, éste es un lugar muy importante en su geografía poarticular. Todos ellos acuden a Sète para rendir tributo al genio, visitar la casa donde nació y dejar alguna flor en su tumba.

    Antes que nada hay que decir que Brassens se pasó casi toda su vida mofándose de los patriotas, los nacionalistas y los que defendían a capa y espada eso de “mi pueblo es el mejor del mundo”, a quienes definió en una de sus canciones como les imbécilles heureux d´être nés quelque part (imbéciles felices por haber nacido en algún lugar). Sin embargo, Sète a su manera sí sentía ese mismo vínculo invisible que lo unía a su pueblo natal.

    En sus últimos años, el viejo cantautor anarquista, que pasó gran parte de su vida en París, debió sentir esa llamada y compuso una emotiva y burlona canción en la que suplica ser enterrado en la playa de Sète, pidiendo disculpas de antemano a Paul Valéry, el otro gran poeta e hijo ilustre de Sète, a quien no desea quitar protagonismo alguno.

    Sète se encuentra unos 10 kilómetros al sur de Montpellier, entre las aguas del Mediterráneo y de l´Etang de Thau. Es una localidad hermosa y apacible, famosa en verano por sus torneos medievales sobre el agua, en la que los jóvenes de la localidad emulan a los caballeros luchando lanza en mano, pero cambiando los caballos por pequeñas embarcaciones.

    En el Espace Brassens (67 Bvd. Camile Blanc) los visitantes pueden adentrarse en el universo del genio, conocer aspectos de su vida privada, como su afición a fumar en pipa o su amor por los gatos, pero sobre todo compartir su visión del mundo, descarnada y satírica, aunque siempre aguda e inteligente.

    Después de la visita, es inexcusable ir a comer a Les Amis de Georges (38 rue Maurice Clavel) donde la especialidad son los mejillones, un local consagrado a Brassens y al resto de grandes figuras de la chanson française como Aznavour, Ferré, Brel o Moustaki entre otros.

    Fotos vía: lexpress.fr

    Escrito por Daniel Terrasa el 9 septiembre, 2012 | 1 comentario
    , Sin categoría

    Guillem Comí (L'Ampolla/Catalunya) | 9 de febrero de 2013 | 10:47 pm

    He viatjat moltes vegades a Seta guiat per la gran admiració que des de sempre he professat al gran Brassens. He procurat expressar-li el compromís adquirit, des de que vaig escoltar per primera volta la súplica que feia “pour être enterré à la plage de Sète”, honrant-lo davant de la seva tomba. Els ecos de la seva guitarra i el prec humil sobre el seu últim somni afloren a la meva memòria i em dic a mi mateix quant m’agradaria descansar al costat de l’etern estiuejant. Es massa demanar?. .

    Déjanos tu comentario