• Sin categoría

    Serias amenazas para el Coliseo de Roma

    El Anfiteatro Flavio, más conocido como el Coliseo, gran icono de la ciudad de Roma, lleva mucho tiempo sin dejar de estar en el ojo del huracán. Primero fueron las ordenanzas municipales que prohibían la presencia de los artistas callejeros vestidos de gladiadores y centuriones “incordiando” a los turistas. Ahora son los organismos encargados de la protección y conservación del patrimonio arqueológico romano quienes advierten que el Coliseo está en grave riesgo.

    Y es que este magnífico anfiteatro, con capacidad en su día para 60.000 espectadores, ha resistido terremotos y saqueos, pero ahora se enfrenta a una amenaza más poderosa: el infernal tráfico rodado de la capital de Italia, que podría -según los expertos- causar graves daños en su estructura e incluso provocar su derrumbamiento.

    Por lo visto, no es ninguna broma. Hace unos años la mayor preocupación eran los gases contaminantes que los vehículos expulsaban por el tubo de escape y que deterioraban los elementos constructivos del Coliseo y de otros monumentos de la ciudad. Esto se resolvió, más bien se atenuó, desviando el trazado de las calles de modo que hubiera una distancia de seguridad entre la calzada y los restos arqueológicos más significativos.

    La medida sirvió para paliar también los efectos del tráfico pesado. Miles de camiones pasan cada día cerca del Coliseo, provocando una serie de vibraciones que van minando poco a poco la estabilidad del edificio, pero esto es pecata minuta comparado con la amenaza actual, que proviene de unas controvertidas obras subterráneas para ampliar la línea C del metro romano. Los expertos han dado la voz de alarma: si no se detienen las obras el Coliseo podría sufrirgraves daños, e incluso venirse abajo.

    La solución que proponen es radical: cerrar el tráfico rodado en el centro arqueológico de la ciudad, medida ante el alcalde de Roma se muestra reticente. Al fin y al cabo, Roma vive del turismo y una medida así sería perjudicial, aunque también lo sería perder el Coliseo. Sin embargo, es el dinero de los ingresos por turismo los que permiten invertir en la conservación del patrimonio arqueológico y los monumentos de la ciudad… La polémica está servida.

    Fotos via: hotelesenroma.es

    Escrito por Daniel Terrasa el 11 mayo, 2012 | 1 comentario
    , Sin categoría

    YOLANDA | 19 de agosto de 2014 | 12:37 pm

    Estan locos estos romanos jjjjj como dirian Asterix y Obelix jjjj

    Déjanos tu comentario