• Viajes

    Schiermonnikoog, una isla en movimiento

    Es solo una isla, pero parece que tiene vida y se mueve sobre el mapa a su voluntad y capricho. Schiermonnikoog “flota” frente a la costa holandesa y no para de moverse moverse hacia el sur o hacia el este, según la época del año, debido al efecto de la combinación de las mareas y viento.

    Hace 700 años, un mapa bastante exacto conformó que esta isla de nombre impronunciable se situaba exactamente a 2 km al norte de su posición actual, y que sus costas presentaban un contorno muy diferente al que ahora vemos. El movimiento ha sido constante y veloz: más de 2,5 km a laño.

    Pero ahora hablemos en serio. Evidentemente la isla no se mueve, es la erosión eólica y marina la que vacía una parte de ella y llena otra en sentido opuesto, haciendo rodar Schiermonnikog por las aguas bajas del mar de Frisia. En cualquier caso es un movimiento imperceptible para los turistas que se acercan a ella tomado el ferry desde la Holanda continental o desde el cinturón que forman las otras islas frisias.

    El nombre Schiermonnikoog procede de la comunidad monacal que habitó la isla durante siglos. En holandés, monnik significa monje y schier es un sinónimo de gris, mientras que oog equivale a isla. La isla de los monjes grises.

    Apenas con 16 km de largo (más o menos como Formentera) Schiermonnikoog tiene la consideración de parque natural protegido. Solo los residentes pueden circular en coche sobre ella, y eso tras haber solicitado un permiso especial.

    Aun así, el turismo es la principal fuente de ingresos en la isla. Hay un camping, un muelle de transbordadores, un puerto de marea para las pequeñas embarcaciones y algunos pequeños hoteles y casas rurales.

    Fotos vía: vvvschiermonnikoog.nl

    Escrito por Daniel Terrasa el 5 octubre, 2012 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , Viajes

    Déjanos tu comentario