• Viajes

    Samaná, paraíso natural en la República Dominicana

    Samana
    Durante años fue uno de los lugares más inaccesibles de la República Dominicana, razón por la cual la naturaleza aquí se ha conservado intacta y esplendorosa. Samaná no es pues un destino de sol y playa al uso dentro del Caribe, sino un pequeño paraíso para nadar en aguas transparentes y observar las ballenas.

    samana salto limonMuchos consideran que la Península de Samaná es un verdadero milagro: así debía ser el aspecto de esta isla antes de la llegada de los europeos, un lugar muy distinto a Punta Cana, Puerto Plata y otros destinos dominicanos de sol y playa.

    Samaná sigue libre del turismo masificado, aunque eso no significa que no sea posible encontrar buenos y lujosos  hoteles en la zona,  pequeños establecimientos llenos de encanto, todos ellos situados en las poblaciones que rodean el Parque Nacional de los Haitises, con una ubicación perfecta para lanzarse a la aventura de descubrir el atractivo salvaje y tropical de estas tierras.

    Los habitantes de Samaná son un capítulo aparte dentro del país, ya que se trata de una población compuesta mayoritariamente por los descendientes de esclavos procedentes de Estados Unidos o de otros puntos de las Antillas, hospitalarios y abiertos.

    El santuario de la ballena jorobada

    2011_02_14_Ballena-Tour9_4426Siendo la Naturaleza el principal argumento para visitar Samaná, lo ideal es lanzarse a descubrir sus tesoros practicando el senderismo, el ciclismo de montaña, el submarinismo o las rutas a caballo.

    En el interior de la selva se esconden maravillas como el Salto del Limón, una espectacular cascada rodeada de grandes árboles, mientras que en la costa las playas se ofrecen al visitante con un aspecto completamente virgen y seductor, paraísos desiertos en los que solo las viejas barcas y las cabañas de los pescadores delatan la presencia del ser humano.

    Desde el puerto de la capital, Santa Bárbara de Samaná, zarpan barcos turísticos que nos permiten disfrutar de la observación de la ballena jorobada. Estos bellos animales frecuentan estas costas cada invierno, dejándose fotografiar y acercándose a las embarcaciones  de manera que parece casi imposible.

    Samaná es también un santuario para estos increíbles y hermosos cetáceos. Encontrarse tan cerca de ellos es una experiencia inolvidable.

    Fotos vía: oyster.com

    Escrito por Daniel Terrasa el 12 febrero, 2013 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , Viajes

    Déjanos tu comentario