Viajes

Salina Turda, la increíble mina de sal de Rumanía

salina turda romania salt mine museum 1

No solo hay leyendas de vampiros en la región histórica de Transilvania, en Rumanía. Esta parte de Europa está también trufada de maravillas naturales, algunas de ellas bajo tierra, como la mina de sal de Salina Turda, una espectacular cavidad subterránea transformada en un espectacular museo y balneario salino.

Se trata, eso sí, de un balneario nada usual. Como aquí abajo no llegan los rayos del sol estas grandiosas instalaciones están iluminadas por un gigantesco sistema de iluminación a base de barras de neón y potentes focos que confiere a la mina una atmósfera fantasmagórica muy especial. Sin embargo, el lugar está lleno de actividad y ofrece numerosas posibilidades de ocio y salud.

visitantes pueden jugar al minigolf, petanca o billar a centenares de metros bajo tierra o simplemente relajarse en su spa de diseño futurista, disfrutando de las bondades de la haloterapia, respirando la atmósfera húmeda y salada de la mina.

Pero a pesar de ser un espacio cerrado no hay lugar a la sensación de claustrofobia, pues Salina Turda es una mina enorme, con altos techos y cavernas que parecen adaptadas al tamaño de legendarios gigantes.

Un ejemplo de sus faraónicas dimensiones es la llamada mina de Rudolf, descubierta y comenzada a explotar en el año 1868, desde las paredes de cristal de un ascensor panorámico que desciende a lo largo de un tubo de 50 metros. En ella las estalactitas de sal crecen hasta alcanzar los tres metros de largo, pero no más: su propio peso acaba rompiéndolas.

Otro ejemplo prodigioso es Mina Terezia, donde los visitantes pueden bañarse en un gran lago salado subterráneo a cientos de metros de profundidad, lejos del mundo exterior y la luz de la superficie. Una sensación excitante y un tanto inquietante, ¿verdad?

Fotos vía: airingnews.com

Escrito por Daniel Terrasa el 1 febrero, 2014 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , , Viajes

Déjanos tu comentario