Viajes

Sahara el Beyda, el desierto blanco de Egipto

white desert egypt 2

Uno de los peligros de atravesar el desierto del Sáhara es que el calor, la sed y la fatiga pueden provocar el en viajero la visión de espejismos. imagina que cruzas las arenas ardientes del Sáhara oriental y de repente aparecen ante ti unos extraños icebergs blancos. No, no te ha s vuelto loco: son las curiosas formaciones geológicas características de la zona de Sahara el Beyda, el desierto blanco de Egipto.

Se trata de grandes rocas de tiza cuyas formas han sido moldeadas por el viento y las tormentas de arena. Las más espectaculares se levantan a unos 45 km de distancia de la ciudad de Farafra, e nel seco y desolado interior del país. Un lugar sin vida pero lleno de fósiles que atestiguan un pasado biológicamente rico y diverso.

white desert egypt 13
Gran parte del desierto blanco es accesible sólo con vehículos con tracción a las cuatro ruedas (o, para los amantes de lo clásico, con camellos). Desde Farafra la arena dorada va manchándose de blanco hasta pintar totalmente el paisaje. Poco después emergen en el horizonte las caprichosas rocas, brillando bajo el sol.

Se trata de una visión increíble. Se aconseja a los visitantes que no se acerquen demasiado a las formaciones y, por supuesto, que no las toquen.  Milenios de erosión han hecho que muchas de ellos sean extremadamente inestables y un pequeño empujón bastaría para que se vinieran abajo.

white desert egypt 18

La distancia de la capital El Cairo (más de 300 km que tardan en recorrerse muchas horas) hacen que este desierto blanco no aparezca en muchas de las guías turísticas. Una verdadera pena pues visitarlo es sumergirse en un universo de silencio y belleza como pocos en el planeta.

Las excursiones desde la capital suelen incluir una noche en el desierto: la oportunidad de admirar los espectaculares cielos estrellados del Sáhara acompañados por los fenecs (zorros del desierto) que se acercan para probar suerte confiando en que los visitantes les den algo de comer.  También vale la pena detenerse en Farafra para disfrutar de sus auténticas tradiciones y de la gastronomía beduina.

Fotos vía: kuriositas.com

Escrito por Daniel Terrasa el 17 abril, 2014 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , , Viajes

Déjanos tu comentario