• Rutas, Viajes

    Ruta por la Selva Negra (1)

    Cuando los romanos hace dos mil años cruzaron el curso alto del Rin para someter a las tribus germanas que vivían al otro lado se encontraron inmersos en un bosque de copas tan altas y frondosas que los rayos del sol apenas podían abrirse paso entre ellas. Fue entonces cuando llamaron a aquel tenebroso lugar “la Selva Negra“, un nombre que aún perdura aunque para los viajeros modernos esa peligrosa y siniestra región se ha convertido en una delicia para los sentidos.

    La Selva Negra (en alemán Schwarzwald) es una franja verde de bosques y praderas que se extiende de norte a sur desde la ciudad de Karlsruhe hasta la frontera con Suiza, paralela al Rin. Es sin duda uno de las regiones más bellas de Alemania, al menos esa es mi opinión después de muchos años de recorrer el país de una punta a otra, por lo que merece mucho la pena apuntarlo en nuestra lista de destinos europeos en los que pasar un tiempo, ya que hacer la ruta entera con tranquilidad nos llevará unos días.

    Si vamos de norte a sur lo mejor es escoger la bella ciudad-balneario de Baden Baden como punto de partida. A pocos kilómetros de emprender la ruta nos encontraremos rodeados de un espléndido paisaje de montaña, verde en primavera y blanco en invierno. La primera parada es el Mummelsee, un pequeño lago glaciar de forma circular que en los meses más fríos se congela y que en verano podemos recorrer en barca o rodear gracias al bonito sendero de la orilla. Un viejo hotel de madera (Hotel Mummelsee) ofrece acogedoras habitaciones con vistas al lago y una cafetería llena de deliciosas tartas tan típicas de esta región. Es obligado por supuesto tomarse un café con la clásica tarta de frutas del bosque que en el resto del mundo conocen como “tarta Selva Negra”.

    Siempre rumbo al sur, entrando y saliendo de tupidas masas boscosas llegaremos a la ciudad de Freudenstadt y al convento de Allerheiligen, un soberbio edificio románico en un enclave evocador. A partir de este punto entramos en la zona “termal” de la Selva Negra, surcada de ríos y manantiales y salpicada de bellos pueblos con casas con la típica fachada de entramado de vigas. En cada pueblo hay varios hoteles y casas que ofrecen alojamiento (Freie Zimmer) así como estupendos restaurantes.

    Si viajas en primavera o verano es muy recomendable desviarse un poco de la carretera principal a la localidad de Gutach, donde se halla el Museo de la Selva Negra, en realidad una enorme granja donde se muestar a los visitantes el modo de vida tradicional de esta tierra. Hay muchas actividades para niños y se puede probar lo mejor de los productos de la tierra: leche, miel, queso y , obviamente, cerveza.

    En el próximo artículo acabaremos nuestra ruta por la Selva Negra atravesando la parte más hermosa de nuestre recorrido y alcanzando la frontera suiza.

    Fotos vía: flickr, Daniel Terrasa

    ; Turismo de Alemania

    Escrito por Daniel Terrasa el 28 septiembre, 2011 | 1 comentario
    Etiquetas: , , , Rutas, Viajes

    Canalviajes (@Canalviajes) (@Canalviajes) | 28 de septiembre de 2011 | 10:52 am

    Hoy descubrimos la Selva Negra http://t.co/mNkIzloq

    Déjanos tu comentario