• Curiosidades

    Rockall, un islote perdido en el Atlántico Norte

    Rockall-photo-600x300

    En mitad del Atlántico Norte, a más de 300 km de cualquier otro territorio, emerge en la más absoluta soledad el islote Rockall, una pequeña roca de apenas 27 metros de diámetro que en realidad es la cumbre gastada de un antiguo volcán extinguido. Para muchos se trata de las legendaria isla de Rockbarraigh, que según la mitología celta se sumergirá tres veces antes de marcar el fin del mundo.

    Lo cierto es que Rockall aparece y desaparece a lo largo del año. En invierno, el impetuoso oleaje de esta zona del océano la hace prácticamente invisible. En verano en cambio puede ser observada sin problemas desde los barcos mercantes que viajan de Europa a Norteamérica.

    Una pequeña roca muy codiciada

    Rockall mapSe trata de un lugar tan remoto y minúsculo pero cuya soberanía se disputan al menos cuatro naciones. En realidad pertenece al Reino Unido, que tomó posesión de él en 1955 temiendo que algún submarino soviético instalara allí una base de lanzamiento de misiles.

    Todavía no se conocía que su lecho marino guardaba muchas riquezas (gas y petróleo sobre todo), razón por la que Islandia, Islas Faroe e Irlanda reivindicaron después este territorio.

    La primera noticia de la existencia de Rockall se remonta al año 1716, en un libro llamado “Una descripción de las islas occidentales de Escocia”, en el que se identificaba la roca perdida con la funesta y mítica Rockabarraigh.

    En realidad, la disputa sobre la soberanía carece de sentido ya que la ley del mar de las Naciones Unidas declara que las rocas e islotes que no pueden mantener vida humana no tienen derecho a disponer de una zona económica exclusiva. Las reivindicaciones son, por tanto, símbolicas.

    Greenpeace-activists-occu-007Pero la más curiosa de ellas es la que protagonizó Greenpeace en 1997. Los ecologistas ocuparon el islote en protesta por la exploración de yacimientos petrolíferos por parte de los británicos.

    Después del desembarco, proclamaron un nuevo estado llamado Waveland (tierra de las olas) y ofrecieron ciudadanía a cualquiera dispuesto a jurar lealtad.

    De este capítulo nació un récord. Rockall llegó a estar ocupado por humanos durante 42 días seguidos, el récord absoluto de permanencia en este islote perdido en las frías aguas del Atlántico Norte.

    Fotos vía: dailymail.co.uk

    Escrito por Daniel Terrasa el 14 abril, 2013 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , Curiosidades

    Déjanos tu comentario