• Sin categoría

    Rocamadour, un fascinante viaje a la Edad Media

    Desde los tiempos medievales, el pueblo de Rocamadour, en el suroeste de Francia, ha atraído a los peregrinos de toda Europa que viajaban para visitar el santuario de la Santísima Virgen María. Allí se conservan las reliquias de San Amador, responsable de no pocos milagros en la región. Cierto  no, la fama de este lugar, “la Roca de Amador”, logró convertirle en una parada obligada en el Camino de Santiago, configurando una de los pueblos más bellos y curiosos de la región de Occitania.

    Aún hoy, sea uno creyente o no, Rocamadour es un lugar que impresiona: el pueblo se aferra de forma casi desesperada a un vertiginoso acantilado de 120 metros tallado por las aguas del río Alzou a lo largo de los milenios. Calles empedradas que suben y bajan constantemente componen el paisaje interior de esta localidad. El laberinto de piedra esconde algunas inesperadas maravillas como la antiquísima iglesia de Notre Dame, reconstruida en 1479, hogar de una misteriosa virgen negra, objeto de adoración.

    Una pequeña comunidad benedictina cuyos orígenes se remontan a la época medieval sigue reservándose el uso de la pequeña iglesia de Saint-Michel, del siglo XII. Es un apena que los viajeros no puedan acceder a su interior, aunque sí pueden admirar su silueta desde una terraza conocida como La meseta de San Miguel, donde se venera una vieja espada rota que, según la leyenda, no es otra que Durandal, la espada del héroe Roldán.

    Otros templos medievales realmente espectaculares edificados en Rocamadour son la iglesia de St Sauveury y sobre todo la iglesia subterránea de San Amadour, del año 1166, que contiene las reliquias del santo antes mencionados. Imposible visitar estos lugares sin sentir el peso de la historia. Arriba del todo, en la cumbre del acantilado se levanta el castillo construido en la Edad Media para defender los santuarios.

    Fotos vía: Amusing Planet

    Escrito por Daniel Terrasa el 3 septiembre, 2017 | ningún comentario
    , Sin categoría

    Déjanos tu comentario