• Sin categoría

    Rennes-le-Chateau, el destino más misterioso de Francia

    Rennes-le-Château

    Muchos conocieron la existencia del pueblo de Rennes-le-Chateau a través de las páginas de El Código da Vinci de Dan Brown, aunque en realidad sus misterios y su magia son mucho más antiguas. Quien se atreva a viajar por el país cátaro, en el sur de Francia, y dar la espalda a los lugares más socorridos por el turismo tradicional, hallará aquí un lugar increíble e impresionante.

    Nos referimos al misterio que rodea al párroco Bérenger Saunière y cómo llegaron hasta él las enormes sumas de dinero que se necesitaron para restaurar su iglesia y sus jardines. Como un personaje de novela, el religioso que fue “desterrado” a este rincón olvidado a finales del siglo XIX,  pasó buena parte de su vida dejando pistas sobre su súbita riqueza.

    “Este es un lugar terrible”

    rennes_chateau_cc5Saunière habría encontrado unos documentos secretos en uno de los pilares del altar de la iglesia mientras llevaba a cabo una reforma de la misma. Algunas versiones hablan de pergaminos donde aparecería el árbol genealógico de la dinastía merovingia cuyos miembros, según estos documentos, serían descendientes de Jesucristo. 

    Se han escrito cientos de libros y estudios, algunos con más exceso de imaginación que rigor, con otras tantas interpretaciones sobre el misterio de Rennes-le-Chateau y el contenido de los documentos hallados ocultos en esta iglesia, en cuya entrada una inquietante inscripción advierte a los visitantes: Terribilis est locus iste. Este es un lugar terrible.

    La descendencia de Jesús de Nazaret fue una herejía que costaba la hoguera en la época medieval aunque algunas teorías sugieren que éste era uno de los secretos que conocían y guardaban los Templarios.

    Sea como sea, inspirados en esta creencia y en los hallazgos de Saunière, se levantaron en este pueblo edificios como la Torre Magdala, dedicada a María Magdalena, y se decoró al iglesia con infinidad de símbolos blasfemos o paganos de complicada interpretación entre los que destacan la estatua del demonio Asmodeo.

    Por suerte para los viajeros curiosos, no hay ningún misterio para encontrar el camino a Rennes-le-Chateau. Se encuentra ubicado en el departamento de Aude de la región del Languedoc-Roussillon, al sur de Carcasona. El pueblo más cercano es Couiza donde se pueden encontrar alojamiento y servicios, así como un encantador mercado dominical.

    Fotos vía: rennes-le-chateau.fr

    Escrito por Daniel Terrasa el 26 julio, 2013 | ningún comentario
    , Sin categoría

    Déjanos tu comentario