• Viajes

    Rapa Nui: en busca de los secretos de la Isla de Pascua

    El 5 de abril de 1722, viernes santo, un navegante holandés llamado Jakob Roggenveen, descubrió una isla en el Océano Pacífico a la que en un alarde de originalidad decidió bautizar como Isla de Pascua. En realidad, la isla ya estaba habitada y tenía un nombre: Rapa Nui.

    Ubicada en el vértice oriental del llamado Triángulo de la Polinesia, en el Pacífico Sur, la isla de Pascua es uno de los territorios habitados más remotos del mundo. Como afirmaba Thor Heyerdahl en su libro Aku Aku: “la tierra firme más próxima que pueden ver sus habitantes está en el firmamento y consiste en la Luna y los planetas”. La realidad es que nada menos que 2.200 kilómetros separan esta isla del continente americano.

    Administrativamente, Pascua y los islotes adyacentes pertenecen a la Región de Valparaíso o V Región de Chile. De modo que para viajar a este lejano destino no queda más remedio que afrontar un vuelo de unas cinco de horas desde el aeropuerto de Santiago de Chile. Hay también que recala en la isla de Pascua a bordo de alguno de los cruceros que surcan estas aguas durante el verano austral.

    Los Moai

    Sin duda lo que más atrae a los viajeros que visitan Rapa Nui son las gigantescas cabezas de piedra que se han convertido en el gran icono de este destino: los Moai.

    El nombre completo en el idioma local es Moai Aringa Ora, que significa “el rostro vivo de los ancestros”, así que cabe pensar que estas grandes estatuas fueron levantadas en honor a los difuntos más ilustres, probablemente jefes y guerreros.

    Todavía no se sabe por qué los antiguos pobladores de la isla cargaban con cada uno de estos pesados moai para erigirlos las partes más altas e inaccesibles del volcán y acabar de esculpirlos allí. Pero todavía es más misterioso el sistema que usaron para su transporte.

    En total hay censados cerca de 900 moai en toda la isla. Algunos de ellos están tocados con el Pukao, una especie de sombrero cuyo significado y función también se desconoce. Curiosamente, el moai más grande de la isla no se encuentra en pie, sino tumbado: es el Te Tokanga, que mide 21,6 metros de longitud. ¿No se acabó de esculpir o está dispuesto así de forma intencionada? Habrá que añadir la pregunta a la larga lista de enigmas que encierra la Isla de Pascua.

    Fotos vía: visitchile.com

    Escrito por Daniel Terrasa el 1 abril, 2018 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , , Viajes

    Déjanos tu comentario