Viajes

Queimada Grande, la isla de las serpientes

Se llama Ilha da Queimada Grande aunque en Brasil es más conocida por su otro nombre: la isla de las serpientes. Se encuentra a unos 33 kilómetros de distancia de las costas del estado de São Paulo y efectivamente su nombre no engaña.

En Queimada Grande hay muchas serpientes y de muchas especies distintas, incluido un endemismo: la víbora dorada de cabeza de lanza (Bothrops insularis), una de las más venenosas del mundo. Por fortuna nunca ha habido noticia de seres humanos mordidos por esta víbora, así que la toxicidad de su veneno no ha podido ser probada.

El folclore local está lleno de historias sobre horribles muertes provocadas por el veneno de las serpientes de la isla. Aisladas edl continente desde hace miles de años, estos ofidios a falta de pequeños mamíferos para cazar se adaptaron a la vida en los árboles, siendo su principal fuente de alimento los pájaros que se detenían en la isla durante sus migraciones.

Su veneno también evolucionó pasando a ser cinco veces más potente y mortífero que el de sus hermanas del continente. Esto era necesario para matar a las aves más rápido, de lo contrario tendrían tiempo de escapar volando antes de que éste haga efecto.

Con este panorama es normal que la isla de Queimada Grande esté fuera de los circuitos turísticos. El gobierno brasileño controla estrictamente quién puede visitar la isla y cuándo. Estos visitantes son en su mayoría biólogos e investigadores, a los que se concede un permiso especial para visitar la isla con el fin de estudiar las serpientes. El faro, construido en 1920, funciona de forma automatizada.

Aún así, y a pesar de los riesgos, no faltan los furtivos que se cuelan en la isla para atrapar las famosas serpientes doradas por las que se pagan grandes cantidades de dinero en el mercado negro.

Fotos vía: NGS

Escrito por Daniel Terrasa el 5 octubre, 2015 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , Viajes

Déjanos tu comentario