• Sin categoría

    Pyongyang Café: un pedazo de Corea del Norte en Tarragona

    Viajar en Corea del Norte no es tarea fácil. El país más hermético del mundo solo acepta un número limitado de visitantes al año, que deben superar unos estrictos controles antes de ser aceptados. Sin embargo, hay otra opción más sencilla y cercana: el Pyongyang Café, una curiosa cafetería de Tarragona regentada por el catalán Alejandro Cao de Benós.

    Que nadie se engañe: este bar ha sido abierto con la única intención de promover el régimen totalitario de Kim Jong-Un. De hecho Cao de Benos es el único occidental que ocupa un puesto destacado dentro de la estructura del régimen norcoreano.

    Cao de Benós fue nombrado en 2002 delegado especial para las relaciones culturales internacionales por la cúpula de Pyongyang. Y se toma su cargo muy en serio, con constantes apariciones en los medios de comunicación españoles, siempre para defender a Corea del Norte de lo que él llama “propaganda y manipulación occidental”.

    Para él, el Pyongyang Café es una manera de ofrecer a la gente una experiencia auténtica de Corea del Norte. “Queremos romper con todos los mitos, la manipulación. Y ya que no mucha gente puede permitirse ir a Corea, porque es complicado y está muy lejos, serán bien recibidos en nuestro café.”

    El pequeño bar tiene una estética que no deja lugar a dudas: la barra está pintada con los colores de la bandera del país, las paredes están adornadas con posters de propaganda comunista (todo el material ha sido traído desde Corea del Sur) y no falta la estantería llena de obras escritas por los líderes de la dinastía Kim, que gobiernan el país asiático con puño de hierro desde 1948.

    Por supuesto se sirven platos tradicionales de la gastronomía coreana y otras delicias que la mayoría de habitantes norcoreanos no tiene la oportunidad de disfrutar en su “paraíso” comunista.

    Fotos vía: Pyongyang Café

     

    Escrito por Daniel Terrasa el 16 agosto, 2016 | ningún comentario
    , Sin categoría

    Déjanos tu comentario