• Curiosidades

    Pyla, la duna que quiere invadir Francia

    En la región de las Landas en la Aquitania francesa se encuentra la duna más alta de Europa. La llaman la Duna de Pyla (o du Pilat) y sus dimensiones son colosales: 500 metros de ancho, 3 kilómetros de largo y una altura máxima que supera los 100 metros. Como buena duna, siempre está en movimiento y avanza desde la costa hacia el interior, amenazando con instalar un pequeño desierto en el interior de Francia.

    El asunto de las dunas gigantes en esta parte del país galo viene de antiguo. Ellas son el motivo por el que los agricultores aquitanos, hace ya siglos, decidieran plantar árboles masivamente, creando bosques artificiales que opusieran resistencia a la acción erosiva de las dunas. Pero está claro que en este lugar 60 km. al sur de Burdeos ésto no sirvió de mucho.

    Así que en mitad de un paisaje uniforme de bosques y playas aparece de repente una gran masa de arena blanca que atrae cada año a numerosos turistas, aunque a los habitantes de la región el asunto no les parece tan divertido.

    Y es que la duna, que se mueve lenta pero inexorablemente hacia el interior, empuja el bosque hacia atrás cubriendo poco a poco casas y carreteras. La velocidad de movimiento es discontinua, a veces avanza muy rápido (10 metros en un año) y, a veces muy lento (menos de un metro).

    La realidad es que en medio siglo la duna se ha desplazado 280 metros hacia el interior, cubriendo en este tiempo una veintena de propiedades privadas y causando no pocas molestias, como en 1987 cuando una avalancha de arena sepultó casi un kilómetro de carretera, o la historia real de una villa costera que acabó bajo la montaña de arena cuando los dueños se hartaron, en los años 30, de luchar contra la arena que invadía la casa una y otra vez, abandonándola a su suerte.

    Los vientos marítimos son los responsables de la movilidad y la forma de la duna, que ofrece suaves pendientes en el lado del océano y una cara abrupta en su lado este, el del bosque. Para los visitantes más atléticos, subir esta pendiente es un verdadero desafío. Para los demás, una escalera que hace el ascenso un poco más fácil. En la parte superior, la vista es espectacular: la costa del mar, el inmenso bosque de pinos de las Landas y, en días despejados, la silueta lejana de los Pirineos.

    Fotos via: visoterra.com

    Escrito por Daniel Terrasa el 19 marzo, 2012 | 1 comentario
    Etiquetas: , , , , , , Curiosidades

    danilo | 13 de octubre de 2014 | 7:59 pm

    lo stesso succede in spagna, di preciso sulla costa atlantica presso TARIFA di preciso nell’ensenada de valdevaqueros e nell’ensenada de los lances ma sopratutto a cala de tesorillo dove trovi la dunas de bolonia, cosi se passi dal sito archeologico di claudia baelo, ti puoi fare un’ottima visione di quanto era importante questa costa atlantica.

    Déjanos tu comentario