Viajes

Poronin, la última estatua de Lenin en Polonia

Después de la caída del Muro de Berlín y el colapso de la URSS todas las estatuas de los líderes soviéticos fueron cayendo, una tras otras, derribadas por la gente que simbolizaba así la liberación del yugo que les habían impuesto las dictaduras comunistas. Polonia fue uno de los primeros países donde la gente se lanzó con más entusiasmo a echar por tierra los bustos, monumentos, estatuas y efigies de los viejos líderes caídos en desgracia.

Sin embargo en la localidad de Poronin, cerca de la frontera con Eslovaquia, fueron los mismos ciudadanos que habían tumbado la efigie de Lenin quienes decidieron volver a levantarla el año pasado. Hay una razón para tan sorprendente decisión: los cada vez más numerosos turistas que acuden a la localidad en busca de las huellas del líder soviético.

Vladimir Ulianov “Lenin” vivió aquí entre 1913 y 1914, conspirando contra el Zar y practicando senderismo en las montañas de Tatra. Después de la II Guerra Mundial y la ocupación soviética del país se levantó en su honor la famosa estatua y se inauguró un museo para rendir culto a su figura.

El año pasado la estatua fue sacada del oscuro almacén municipal donde fue escondida pero su estado era tan lamentable que no pudo ser restaurada. Así que hubo que encargar a un tallador de la región una nueva estatua de madera a tamaño real, inspirada en la original, que es de bronce y pesa tres toneladas. Hay que decir que la copia no tiene el encanto ni la majestuosidad de la original (en la foto en blanco y negro), que hoy se exhibe el Museo Municipal.

La mayor parte de habitantes de Poronin no tiene inconveniente en que haya una estatua de Lenin en su pueblo, siempre que eso suponga tener ingresos turísticos. Sin embargo, los que tienen una cierta edad (quienes sufrieron la opresión del régimen comunista) no parecen muy cautivados por la idea.

Fotos vía: gazetakrakowska.pl


						
Escrito por Daniel Terrasa el 26 enero, 2015 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , Viajes

Déjanos tu comentario