• Viajes

    Pisa, mucho más que la torre inclinada

    La mayor parte de los turistas que viajan a Pisa desembarcan cerca de la Piazza dei Miracoli, se extienden sobre el verde césped y se fotografían junto a la famosa Torre Inclinada antes de proseguir su ruta por la Toscana. Casi todos ellos cometen el error de ignorar los escondidos y sorprendentes tesoros de esta vieja y hermosa ciudad italiana.

    Para iniciar este descubrimiento basta con mirar a la izquierda del icónico campanile inclinado. Allí está el Duomo del siglo X y, un poco más allá, el Baptisterio. Un conjunto arquitectónico soberbio, conde el mármol blanco brilla con los rayos del sol.

    Saliendo de la plaza en dirección al río, una vez dejamos atrás la maraña de restaurantes y tiendas de souvenirs, nos adentramos en una ciudad repleta de arte y huellas históricas. No en vano esta fue la capital de un importante estado comercial y marítimo durante la época medieval.

    Siempre en dirección a la orilla del Arno, encontramos primero la Parroquia de Sant’Antonio Abate, con su famoso mural del Tuttomundo, y la iglesia gótica de Santa Maria della Spina. Ya en el río, si nos detenemos justo en medio del Ponte Solferino, podremos admirar la belleza de las fachadas pintadas de colores que se extienden a lo largo de ambas orillas.

    Al otro lado nos esperan más maravillas: iglesias, palacios… En especial el Palazzo Gambacorti con su gran torre, además de la alegría y el colorido del mercado de la Piazza de Veettovaglie.

    De regreso a nuestro punto de partida, enfilaremos por la calle Borgo Stretto, con sus pórticos llenos de restaurantes y pequeñas tabernas donde lanzarnos a disfrutar de la gastronomía toscana, otro de los grandes placeres ocultos de Pisa.

     Fotos vía: Repubblica.it

    Escrito por Daniel Terrasa el 29 marzo, 2017 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , Viajes

    Déjanos tu comentario