• Sin categoría

    Perú, del surf de Chicama a lo alto del Machu Picchu

    machu-picchu

    Eclipsado por dos gigantes mediáticos como Brasil y Argentina, pero también por sus problemáticos vecinos Colombia y Chile, Perú es uno de los grandes desconocidos de Sudamérica. Con una extensión de más de 1.2 millones de kilómetros cuadrados, el país de Mario Vargas Llosa es el vigésimo más grande del mundo. Es, por ejemplo, más de dos veces el tamaño de España, país del que se independizó a principios del siglo XIX, y diez veces más grande que Grecia. Perú puede presumir de ser uno de los únicos siete países que cuenta con una de las maravillas modernas del mundo: el Machu Picchu. Pero hay más, mucho más…

    Añade Perú a tu lista de destinos favoritos para este verano. No te arrepentirás. Aparte del mencionado y famoso Machu Picchu, el país andino y amazónico presume de una belleza natural y de una oferta turística inigualable. Ahí tienes algunas recomendaciones:

    - Iquitos: en esta rica zona del norte del país, a la que desde Lima sólo se puede llegar (cómodamente) en avión, encontraremos la Reserva Nacional Allpahuayo-Mishana, con un ecosistema que acoge más de 300 especies de árboles por hectárea, o la pequeña ciudad de Nauta, donde confluyen los ríos Marañón y Ucayali que dan nacimiento al Amazonas. Los más aventureros podrán disfrutar de la pesca de la temida piraña o de largas sesiones de trekking, aunque también es obligado el “crucero” por la selva amazónica. Recomendación: buscar las mejores ventas online en Perú y hacerse con una buena caña de pescar.

    - Playa de Chicama: Al norte de la ciudad de Trujillo nos encontraremos con la playa de Chicama, donde encontraremos olas que forman parte del top 10 de los surferos. Si no surfeas… disfruta del paisaje que ofrece el Océano Pacífico.

    - Los Frailones de Cajamarca: Desde Chicama, en menos de tres horas podemos llegar hasta Cajamarca, donde alucinaremos con Cumbemayo, un conjunto megalítico que fue bautizado por los españoles como Los Frailones debido a que, desde lejos, parecían enormes frailes encapuchados. Se trata de una de las estructuras hechas por el hombre más antiguas de toda Sudamérica.

    - El oasis de Huacachina: sin abandonar la línea de la costa llegaremos a Huacachina, un lago situado a pocos kilómetros de la ciudad de Ica que constituye un auténtico oasis, ya que está rodeado por enormes dunas de arena. Una especie de Oriente Próximo peruano que también sorprende por sus paisajes desérticos.

    - El puente de Keshwa Chaca: una vez hayamos visitado la imprescindible Cuzco, a 100 kilómetros al sur daremos con el pequeño pueblo de Huinchiri, que cuenta con el último puente colgante construido por los incas. Es el último ejemplo de la ingeniería de esta enorme y avanzada civilización.

    Escrito por David Martinez el 1 febrero, 2013 | ningún comentario
    , Sin categoría

    Déjanos tu comentario