• Viajes

    Pastis, el genuino licor del sur de Francia

    Es una escena habitual durante un viaje por el sur de Francia: entrar en un bar y encontrarse con un par de viejos parroquianos bebiendo una extraña bebida de color amarillo a la hora del aperitivo: el pastis, toda una institución en las regiones de Languedoc, Provenza y la Costa Azul.

    Para los visitantes y turistas, sólo existen dos posibilidades: amar u odiar el pastis, aunque siempre vale la pena probarlo. Esta bebida fue creada a principios del siglo XX en Marsella como sustituto de la absenta, que había sido prohibida por el gobierno francés en 1915. Uno de los primeros distribuidores fue Paul Ricard, que hoy en día la marca más conocida.

    A la hora de pedir la bebida en Francia podemos sentirnos un poco confusos por varios motivos. En primer lugar, porque tenemos una gran variedad de marcas (Ricard y 51 son las más populares); y en segundo lugar, porque no sabremos qué cantidad de agua hay que añadir a la mezcla.

    Sí, agua. Así funciona el invento: un poco de pastis, un chorrito de agua y, de manera opcional, hielo. Luego hay que esperar unos minutos antes de dar el primer sorbo. Cuanto menos agua, más intenso y más “francés” será su sabor, que nos recordará al de nuestro licor de anís.

    Existen algunas marcas que los locales consideran más auténticas en cuya elaboración se usan más de 72 hierbas y especias diferentes. No hace falta complicarse buscando el mejor y más auténtico de los pastis. La verdadera experiencia es tomarlo en la terraza de un pequeño barde pueblo mientras observamos a los viejos del lugar jugando a la petanca.

    Fotos vía: Le Figaro

    Escrito por Daniel Terrasa el 25 octubre, 2017 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , Viajes

    Déjanos tu comentario