Viajes

París: las gárgolas de Notre Dame

Uno de los monumentos más visitados de París es la fascinante  Catedral de Notre Dame, una maravilla gótica que se levanta sobre la Ile de la Cité a orillas del Sena, en el mismo corazón de la capital francesa. Desde sus cornisas, unos extraños y siniestros seres de piedra observan a turistas y paseantes: las famosas gárgolas que tantas leyendas han inspirado. Un motivo más para visitar este lugar.

Las gárgolas son esculturas fantásticas medio humanas medio animales con un aspecto a menudo monstruoso e incluso diabólico. ¿Cuál es su misión? ¿Por qué están allí? Para muchos  son la representación de los demonios que no pueden entrar en la iglesia; otros en cambio opinan que fueron colocadas allí precisamente para ahuyentar a los malos espíritus.

Y sin embargo su función real, al menos la única demostrada, era la de hacer de desagües para expulsar el agua de la lluvia lejos de la fachada de la catedral. De hecho, la palabra gárgola proviene del término francés gargoille, que significa garganta.

Pero entreguémonos por un momento a la fantasía. Hay una leyenda muy extendida que cuenta que  la noche en la que Juana de Arco fue quemada en la hoguera, las gárgolas despertaron de su sueño y, furiosas, arrasaron la ciudad para vengarse de los franceses por haber enviado a la muerte a una inocente. A la mañana siguiente, cuentan, aparecieron cientos de cadáveres de personas por las calles de París.

Leyendas aparte lo cierto es que en Notre Dame, a 46 metros sobre el suelo, están asomadas 54 gárgolas de diferentes formas y tamaños, aterrorizando con su presencia de unos turistas y estimulando la imaginación de otros.

Fotos vía: Le Monde

Escrito por Daniel Terrasa el 23 abril, 2015 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , , Viajes

Déjanos tu comentario