• Viajes

    Nikolaiviertel, el viejo Berlín

    Como cualquier ciudad del mundo, Berlín también cuenta con su propio casco antiguo. Se trata de Nikolaiviertel, un lugar que tras la Segunda Guerra Mundial quedó reducido a escombros pero que los alemanes se esforzaron en rehabilitar para que aquella pequeña plaza, que en su día había sido el centro mercantil de la creciente ciudad, no quedara en el olvido. Hablamos de sus orígenes, de cuando Berlín estaba dividido en dos pequeñas urbes por el Spree: Berlín y Cölln, pero que años más tarde pasaron a formarse como una sola. Es indudable que la capital germana es toda una experta en reunificaciones.

    Tras la primera unión de la urbe, Nikolaiviertel empezó a adquirir aún más vida social y a convertirse en el centro cultural y económico, sobre todo en la época en la fue capital de Brandenburgo-Prusia. Por aquel entonces, este barrio estaba a rebosar de talleres artesanales, pequeñas tiendas, restaurantes y fincas que recogían el verdadero espíritu berlinés. Una imagen que casi podemos recrearla gracias a la buena reconstrucción del área tras la guerra. Y digo casi porque aunque los alemanes se empeñaron en dejarlo casi intacto, algunos de sus edificios exteriores tienen un aire báltico que no se corresponde mucho con la arquitectura anterior del lugar.

    El corazón de Nikolaiviertel es quizá donde más cuidado tuvieron. Muchas de las casas fueron reconstruidas, mientras que aquellas que quedaron en pedazos fueron reemplazadas por antiguas que trajeron desde otras partes del país y que resultaron indemnes. Aquí, desde el epicentro, está la iglesia de Nicolás, el supuesto edificio más antiguo de la ciudad. Y digo supuesto porque en realidad lo que podemos ver allí no es más que una reproducción del original con algunas partes que se han logrado rescatar de la guerra.

    Además de la iglesia, también se ha logrado levantar el antiguo pozo y se han reabierto algunos antiguos comercios de la época. Asimismo, seguro que os llama la atención ver al famoso oso de Berlín, sí, el que sale en la bandera. Quizá, en esta zona es donde más lo han explotado, ya que alrededor de Nicolás hay como unas tres o cuatro tiendas de souvenirs repletas de osos de todos los tamaños. Al final, como todo casco antiguo, Nikolaiviertel ha acabado siendo una atracción turística más que no ha logrado integrarse en la vida moderna berlinesa, ya que después del atardecer no hay ni un alma por el barrio y todo está cerrado. Lo contrario a otras zonas de Berlín, en donde casi no hay horarios y cuya vida nocturna es muy activa.

    Imágenes: Laura Fernández

    Escrito por Laura Fernandez el 4 septiembre, 2011 | 1 comentario
    Etiquetas: , , , , Viajes

    Curiosidades de Berlín | 10 de noviembre de 2011 | 5:05 pm

    [...] corazón de Berlín es Nikolaiviertel, que es su barrio [...]