• Viajes

    Mezquita de Djenné en Mali, maravilla de ladrillo

    Djenné, en el centro de Malí, es una de las ciudades más antiguas del África subsahariana. Se levanta sobre una isla en el delta del río Níger y durante siglos fue un importante nudo comercial por el que pasaban valiosas mercancías como la sal, el oro y los esclavos. La gran mezquita, el edificio de ladrillo más grande del mundo, está considerada como uno de los grandes logros de la historia de la arquitectura africana.

    Sin embargo, la Gran Mezquita de Djenné es relativamente moderna ya que se construyó en 1907. Se construyó sobre las ruinas de la vieja mezquita del siglo XIII destruida por las tropas coloniales francesas del general Louis Archinard en abril de 1893. No hay imágenes, ni dibujos ni fotografías, de la vieja mezquita de Djenné, aunque se intentó respetar su forma original a la hora de la reconstrucción.

    Los muros de la Gran Mezquita están confeccionados con ladrillos de barro llamados Ferey, recubiertos con un revoque de barro que le da al edificio su aspecto regular y homogéneo. Los haces de ramas de palma que asoman en el exterior fueron incluidos en el edificio para reducir el agrietamiento que causan los frecuentes y drásticos cambios de temperatura y de humedad. También sirven de improvisados andamios para las reparaciones de mantenimiento que se llevan a cabo cada año.

    Estas paredes aíslan el edificio del calor durante el día; de igual modo, al caer la noche protegen el interior del frío del desierto, ya que han absorbido suficiente calor. Para proteger la Gran Mezquita de daños por agua, en particular, por las inundaciones del río Bani, toda la estructura se construyó sobre una plataforma elevada de 3 metros de altura. Un conjunto de seis escaleras, cada una decorada con pináculos, conduce a la entrada de la mezquita.

    De modo que no estamos ante un edificio cualquiera, al contrario: los arquitectos de la mezquita de Djenné bebieron de las fuentes tradicionales de la arquitectura de la región y demostraron una gran capacidad de adaptación aun entorno natural ciertamente hostil. Hoy es una joya que los malineses muestran con orgullo a turistas y visitantes.

    Las zonas históricas de Djenné, incluyendo la Gran Mezquita, fueron designadas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1988. Por desgracia no podrás verla por dentro si viajas a Malí, el acceso está permitido a los fieles, aunque siempre nos quedará el placer de admirar su belleza y originalidad desde fuera.

    Fotos vía: Elyse Pasquale

    Escrito por Daniel Terrasa el 28 diciembre, 2012 | 1 comentario
    Etiquetas: , , , , Viajes

    La Gran Mesquita de Djenné | Mira la belleza | 26 de mayo de 2013 | 5:53 am

    [...] Fuente: http://canalviajes.com/mezquita-de-djenne-en-mali-maravilla-de-ladrillo/ [...]

    Déjanos tu comentario