Viajes

Marina Piccola, un tesoro mediterráneo en Capri

La belleza de la isla Capri, la gran joya de la Costa Amalfitana del sur de Italia, lleva atrayendo a los más ilustres visitates desde la Antigüedad. Aquí tuvo su residencia el emperador Tiberio y, en épocas más recientes, escritores y artistas la eligieron como su refugio. Todos ellos quedaron cautivados por el encanto de sus tesoros mediterráneos como el de Marina Piccola.

Se trata de un puerto que a la vez es una playa. Ambas funciones se combinan de una forma delicada y armoniosa, resultando imposible entender la una sin la otra. La zigzagueante Vía Krupp nos lleva desde la ladera del Monte Solaro hasta la playa. Y es que el todopoderoso industrial alemán Friedrich Krupp también fue un enamorado de Capri y también dejó su huella en Marina Piccola.

Uno de los mayores atractivos de Marina Piccola es la presencia a lo lejos de los tres grandes colosos de piedra, los Faraglioni, que se levantan majestuosamente sobre el mar: Mezzo, Stella y Scopulo, territorio vedado para gaviotas y otras aves marinas.

Con todo, el verdadero puerto de la isla de Capri es el de Marina Grande. En él atraca el ferry que viene de Nápoles. Pero su belleza nada tiene que ver con la de Marina Piccola, con sus aguas color turquesa, su arena sueva y la armoniosa conjunción entre la naturaleza y las casas y hoteles edificados en sus orillas.

Hay muchos más tesoros en Capri y un montón de cosas que descubrir: grutas marinas, huellas históricas, paisajes increíbles… pero este es el primer lugar que debemso visitar en nuestra aventura en la isla. Volveremos a ella a dejarnos seducir de nuevo.

Fotos vía: Zingarate

Escrito por Daniel Terrasa el 11 agosto, 2015 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , Viajes

Déjanos tu comentario