Curiosidades

Mapas raros: el mundo al revés

En la cartografía clásica se solía pecar de un defecto llamado eurocentrismo, en el que el Viejo Continente aparecía siempre en el centro de todos los mapas. Menos evidente es otro defecto que consiste es orientar los mapas de norte a sur, algo que para los habitantes del hemisferio austral no deja de ser ilógico. Si invirtiéramos el sentido, veríamos el mundo al revés. O no, depende de la perspectiva.

Se trata, como en el arte, de saber mirar con otros ojos. De este modo, mapas que hemos escudriñado y rastreado millones de veces aparecen ahora ante nosotros como lugares nuevos.

Los cartógrafos árabes de la Edad Media solían dibujar el mapa de la península de forma invertida: arriba aparecía Gibraltar y Tarifa y abajo, como territorio lejano y desconocido, los Pirineos y las tierras que se extendían tras ellos. Las islas Baleares por cierto eran representadas como territorios de ultramar del Magreb. Al fin y al cabo, la distancia que las separa de Argel es casi la misma que la que las separa de Barcelona.

Seguramente si el desarrollo cultural y tecnológico de la humanidad se hubiera desarrollado en el hemisferio sur hoy todos los mapas estarían representados así. Todo empezó con Tolomeo quien estableció este convencionalismo hace más de dos mil años.

Hoy se utilizan los mapas invertidos para enseñar a desarrollar el pensamiento crítico y también para reivindicar el peso político e histórico de algunos países como Australia, Nueva Zelanda, Argentina o Chile, donde por cierto un senador propuso hace algunos años que los mapamundis de las escuelas fueran así: el sur arriba y el norte abajo, pero correctamente rotulados.

Fotos vía: mapstock.co.uk

Escrito por Daniel Terrasa el 1 agosto, 2012 | ningún comentario
Etiquetas: , , Curiosidades

Déjanos tu comentario