• Viajes

    Mapas raros: Australia se derrite

    El terrible calor del verano es capaz de derretirlo todo, incluso el mapa de Australia (aunque allí sea ahora invierno). La prueba está en este curioso mapa de mediados del siglo XVIII, elaborado por el cartógrafo francés Jacques-Nicolas Bellin según los datos de los enavegantes holandeses que bautizaron estas nuevas tierras como Nueva Holanda y a la actual isla de Tasmania como “tierra de Van Diemen”. Un mapa raro, inexacto, pero realmente interesante.

    Así como en España decimos que la geografía de nuestro país tienen la forma de una “piel de toro”, en las antípodas suelen comparar su isla-continente aludiendo a la similitud de sus contornos con las de la cabeza de un perro (oeste) y la de un gato (este). En este caso el gato parece haber estirado su morro en exceso. Hay una explicación: cuando se dibujó este mapa solo una parte de Australia estaba explorada: la costa occidental, la de la “cabeza de perro”.

    Australia muestra un aspecto “derretido” debido a una serie de falsas informaciones cartográficas y algunas invenciones extraídas de la cosecha particular de Bellin. Era el año 1753 y no había muchos más recursos para rellenar esos grandes espacios en blanco.

    Las certezas eran pocas: la Terre de Leuvin, bautizada así en honor al buque holandés Leeuwin; más hacia el este la Terre de Nuits, en nombre de Pieter Nuyts, que exploró la región en 1627 durante su largo viaje desde Holanda hasta la isla de Formosa (hoy Taiwán); o la Terre d’Arnhem, al norte, que en la actualidad todavía conserva este nombre.

    Para cubrirse las espaldas, Bellin escribió en un punto de la costa que se trataba de una conjetura (ceci est conjecturale), reconociendo en otras palabras que le había echado una pizca de imaginación a su trabajo. Incluso llega a anotar en su mapa esto: “supongo que la Tierra de Van Diemen puede estar unida a la Terre du Saint Esprit, pero no tengo ninguna prueba”. Su sinceridad es digna de elogio.

    Aunque hoy puede parecer ridículo, hay que señalar que en aquella época aún quedaba mucho mundo por navegar y por explorar. Se pensaba que de alguna manera las masas continentales de la Tierra guardaban cierto equilibrio, es decir, que las tierras del hemisferio norte debian tener su correspondiente en el sur.

    Fotos vía: Strange Maps

    Escrito por Daniel Terrasa el 23 agosto, 2016 | ningún comentario
    Etiquetas: , , Viajes

    Déjanos tu comentario