• Viajes

    Mallorca blanca: los almendros el flor

    Tanto si cae la nieve como si no, los meses de enero y febrero los campos del interior de Mallorca se quedan cubiertos bajo una capa e color blanco. Blanco y rosado, para ser más exactos. Esta maravilla es culpa de la floración de los almendros, que ofrece a los viajeros una diferente y bella de la isla.

    Son muchos los que prefieren disfrutar de la tranquilidad y los paisajes de Mallorca fuera de la temporada turística, planeando una escapada invernal llena de sorpresas. La mejor manera de hacerlo es hacerse con un vehículo y recorrer las carreteras de las comarcas del Pla o la Tramuntana, haciendo paradas para admirar el espectáculo.

    Mejor idea aún es cambiar el clásico hotel por una estancia en una casa de alquiler vacacional o en un agroturismo, adaptando nuestros días al pausado ritmo de vida de la Mallorca tradicional, de la paz de sus paisajes y las bondades de sus inviernos suaves. En coche, en bicicleta, a pie… Pero siempre sin prisas.

    No hay que olvidarse tampoco de visitar los mercados de los pueblos, visitar sus comercios y, por supuesto, probar las delicias de la gastronomía mallorquina propia del invierno, o los vinos de la tierra, cada vez más valorados y solicitados. Porque en Mallorca hay mucho más que la sobrasada y la ensaimada.

    Los almendros en flor de los campos mallorquines en invierno son el pretexto perfecto para descubrir una faceta de la isla que sin duda te sorprenderá y te cautivará. Una oportunidad de reencontrarse con el Mediterráneo más puro y su verdadera esencia.

    Fotos vía: Turisme Petit

    Escrito por Daniel Terrasa el 2 febrero, 2018 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , Viajes

    Déjanos tu comentario