• Viajes

    Luxemburgerli: los macarons al estilo suizo

    Todo el mundo conoce o ha saboreado alguna vez los deliciosos macarons, uno de los grandes emblemas de la repostería francesa. Sin embargo, son menos los que saben de la existencia de los luxemburgerli, una versión mini y más esponjosa de este fabuloso manjar. Para disfrutar de su sabor, tendrás que viajar a la ciudad suiza de Zürich.

    El lugar de referencia sin duda es la Confiserie Sprüngli de Zürich, en Suiza. Cada día tanto locales como visitantes acuden masivamente a sus mostradores para comprar una cajita surtida de luxemburgerli. El aspecto de este dulce no deja lugar al equívoco: dos galletas elaboradas a base de azúcar con un relleno de crema en el centro, igual que el macaron clásico, aunque con un tamaño distinto: solamente 2,5 cm de diámetro. Ahí está la pequeña gran diferencia.

    La variedad de sabores es enorme, y viene reflejada en los distintos colores de los luxemburgerli: vainilla, chocolate, stracciatella, caramelo, avellana, champán, amaretto, castaña, canela, limón, mandarina, frambuesa… Algunos de estos sabores de fruta están disponibles sólo en temporada.

    Pero, ¿de dónde viene el nombre de estos curiosos macarons suizos? No hace falta ser un lince para imaginárselo. La invención de este dulce se la debemos a la repostera Camille Studer, propietaria de la Confiserie Namur de Luxemburgo.

    Fue ella la que “exportó” a idea a tierras helvéticas en 1957, con motivo de un concurso de repostería. La delicia fue presentada con el pomposo nombre de Baiser de Mousse (beso de espuma, en francés) que no cuajó. En cambio, todo el mundo prefirió llamar a su creación Gebäck des Luxemburgers (galleta de los luxemburgueses, en alemán), que en dialecto germano-suizo acabó convertida en luxemburgerli.

    Fotos vía: Bild

    Escrito por Daniel Terrasa el 11 junio, 2017 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , , Viajes

    Déjanos tu comentario