• Sin categoría

    Lübeck, reina de la Hansa

    luebeck_holstentor_1225969283

    Asomada a un fiordo del mar Báltico, la ciudad de Lübeck, con su atmósfera medieval y su aroma de mazapán, es una ciudad que deslumbra por su rico pasado. Considerada como la reina de las ciudades que formaban la poderosa Liga de la Hansa hoy es un destino de viaje muy recomendable para los que viajan a Hamburgo y el norte de Alemania.

    La ciudad medieval se asienta sobre una isla en mitad del curso del río Trave a la cual se accede cruzando la imponente Holstentor, la puerta de la ciudad amurallada flanqueada por dos altas torres. Este es el icono más conocido de Lübeck, que alberga también un museo dedicado a la historia de la ciudad.

    Tras las murallas un laberinto de calles empedradas y edificios deslumbrantes entre los que destacan la Iglesia de Santa María, donde se encuentra la famosa estatua del diablo sentado (todo el mundo se fotografía junto a él) y la Casa Buddenbrock, que protagonizó la famosa novela de Thomas Mann del mismo nombre.

    El tren a Travermünde

    finnlines_travemuende_ostsee_2Después de recorrer las calles de Lübeck, comprar el típico mazapán y admirar sus edificios medievales, hay que dirigirse a la estación para tomar el tren que nos lleva hasta Travermünde, a la entrada del fiordo. El trayecto dura unos 20 minutos y hay que bajarse en la parada Strand (playa).

    Esta larga playa es muy frecuentada en verano. La gente se tumba a tomar el no siempre cálido sol del norte de Europa mientras observa el ir y venir de los barcos que entran y salen del puerto.

    Para conocer los secretos y el ambiente de este puerto, que durante la Edad Media fue uno de los más importantes de Europa, nada mejor que tomar el ferry que zarpa de los muelles de la ciudad (hay varias compañías) y recorre el fiordo ofreciendo una visión completa de la encantadora y marinera Lübeck.

    Fotos vía: bild.de

    Escrito por Daniel Terrasa el 7 octubre, 2013 | ningún comentario
    , Sin categoría

    Déjanos tu comentario