Curiosidades

Los “minjos” valencianos, una delicia histórica

tenedor

Ya viajamos hasta la Vall d’Alcalà con motivo de sus fiestas invernales en honor a Sant Antoni del porquet. Ahora volvemos para darle el placer a nuestro estómago. Nos espera un plato de minxos (minjos, lo escribían nuestras abuelas); una especie de tortas de harina de trigo antiguamente era común de maíz) rellenas. De allí, cogemos el coche hasta Benasau, para probar su singular receta. Está claro que no vamos a cenar.

Los minxos son una pasta arcaica que todavía se cocina en algunos rincones, especialmente en la Comunidad Valenciana. Es un plato consistente, por lo que no es raro que se coma en invierno. Llevan harina, aceite, agua y, en algunas recetas, añaden un poco de sal. Con esos ingredientes, se hace una masa bien trabajada con la que se preparan una especie de tortitas, que se cuecen al horno. Anteriormente, se adornaban con una sardina encima. Otras fórmulas han desvelado su secreto mejor guardado: el anís. No obstante, se rumorea que la variante más gustosa que se ha oído es la que salía a partir de una mezcla de harina de maíz y de trigo con cacahuete molido.

Un restaurante especial para degustarlos es el Vicent de la Tona, en Alcalà de la Jovada, Marina Alta. Aquí, los minxos se presentan rellenos de la mítica tomaqueta i ou (mezcla de huevo duro troceado y tomate), tonyina i cebeta (“atún y cebollita”), con gambetes (“gambitas”), incluso anchoas… Y, de postre, minxo con miel. Merece la pena señalar que, por castellanismo, en algunos sitios de esta comarca a los minxos se les llama “bollos”. Además, existe otra diferenciación, la que separa los que están cocidos al horno de los que se hacen a la plancha (“bollos a la paleta”).

Os invitamos a que hagáis este viaje a través de vuestros paladares. Si decidís hacer la parada en Benasau, os dejamos con la receta de una vecina, la apodada “La nena”. Vale la pena conservarla tal cual se recoge en el libro Gastronomía de la provincia de Alicante, de Seijo Alonso, en un valenciano hablado antiguo.

(Copiado tal cual como lo dictaba una anciana)

Pose al foc aigua amb un poquet o miqueta de sal. Cuando bulle se posa la farina amb una cullera; se remeneja bé.
Después se mojan las manos en oli y pilla un pilote y con las manos se hace un alargadito. Se pone en un taulell y se aplana bien finito. Se le hace una voreta (borde), se le pone pescado en crudo, a trozos, o farina y oli encima. Se rocía bé de oli. Y al forn.

con all i oli

(Algún dato sacado de http://www.uv.es/baldovi/cuina.htm)

Escrito por Marta Rosella Gisbert el 25 febrero, 2012 | 4 comentarios
Etiquetas: , , , , , , , , , , Curiosidades

(@InfoCde) (@InfoCde) | 25 de febrero de 2012 | 12:43 am

#canalviajes Los “minjos” valencianos, una delicia histórica: Ya viajamos hasta la Vall d’Alcalà con motivo de s… http://t.co/XaiVMU6U

(@octopode_es) (@octopode_es) | 25 de febrero de 2012 | 2:28 am

Los “minjos” valencianos, una delicia histórica http://t.co/GZl2CazC

Daniel Terrasa | 25 de febrero de 2012 | 9:22 pm

No debí leer esto antes de la hora de la cena. ¡Qué hambre me ha entrado!

La Pizza Invencible | GastroBlog | 31 de enero de 2014 | 11:54 am

[…] Corona de Aragón. Hay cocas con escalibada, con pésols, la célebre coca de recapte catalana, los minxos típicos de La Marina, la coca de dacsa tan popular en La […]

Déjanos tu comentario