Viajes

Los besos de la Tumba de Oscar Wilde en París

Al igual que muchos otros artistas, literatos y personajes famosos, los restos del poeta y escritor irlandés del siglo XIX Oscar Wilde reposan también en el cementerio parisino de Père Lachaise. Su tumba es el destino de peregrinación de admiradores, mitómanos y curiosos, y todos ellos (especialmente ellas) dejan su recuerdo en forma de beso en la base de la esfinge que decora su lápida.

Esta escultura está inspirada en el poema “La Esfinge”, escrito por el propio Wilde. Las marcas rojas de lápiz de labios y otras inscripciones ocupan gran parte de la piedra, una moda que se puso de moda a finales de la década de los 90 y que desde entonces no ha hecho sino crecer en popularidad.

Al principio, las autoridades trataron de poner fin a esta costumbre para evitar el  caos que se forma en otras tumbas famosas de este cementerio como la de Jim Morrison. Pero la amenaza de imponer sanciones de hasta 9.000 € a los besucones no tuvo ningún efecto. Se optó después por instalar una placa donde se pedía educadamente a los turistas no ensuciar la tumba de Wilde. Tampoco sirvió de nada.

Hoy las manchas rojas de carmín ya han penetrado en la piedra y son prácticamente imborrables. En el año 2011, con ocasión del aniversario de la muerte de Oscar Wilde, las autoridades levantaron una barrera de cristal que rodeaba la tumba. Desde entonces, los turistas dejan sus besos en el cristal.

Como tantos otros genios, Oscar Wilde murió arruinado. Los pocos amigos que le quedaban solo pudieron pagarle un entierro barato en la localidad de Bagneux, fuera de la ciudad. Fue Robert Ross quien años después adquirió un terreno en Père Lachaise al que trasladar los restos del poeta y levantar este pequeño memorial.

Fotos vía: Le Monde des Arts

Escrito por Daniel Terrasa el 2 junio, 2016 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , , , , Viajes

Déjanos tu comentario