Viajes

Los 7 tranvías urbanos en los que hay que montar

Cable Car

Sin duda una ciudad con uno o varios tranvías recorriendo sus calles ofrece un encanto especial para los viajeros, una extraña mezcla de elementos antiguos y acogedores. Sin embargo, muchos de estos tranvías son muy modernos y funcionan a la perfección. Pero en algunas urbes el tranvía más que parte del paisaje se eleva a la categoría de icono. Estos son los 7 tranvías urbanos en los que hay que montar (al menos una vez en la vida).

1. Los tranvías amarillos de Lisboa

Son de madera, viejos e incómodos, pero deliciosamente bellos. En todo caso, el modo más encantador de conocer la capital portuguesa. El amarelo, como es llamado por los lisboetas, trepa por las callejuelas empinadas de Alfama, recorren los barrios de Baixa y Chiado e incluso llegan hasta Belém. Es el caso del famoso Eléctrico número 28.

2. El Cable Car de San Francisco

El trabajo del tranvía en la ciudad californiana de San Francisco es admirable, pues han de subir y bajar por sus empinadas cuestas sin descanso. En este caso no se trata de los típicos tranvías que se mueven por tracción eléctrica a través de los cables tendidos sobre las calles, sino que lo éstos se hallan insertados en los raíles. Todo el mundo quiere subirse al Cable Car.

3. El Tranvía nostálgico de Estambul

El viejo tranvía rojo de Estambul funciona todavía como atractivo turístico a lo largo de sus cinco líneas. Se le conoce también como el “tranvía nostálgico”, por la época dorada que nos evoca. Además, es muy barato.

4. Green Line de Boston, el decano de los tranvías

La orgullosa ciudad de la costa atlántica de Estados Unidos presume de contar con la red de líneas de tranvía más antigua del mundo aún en funcionamiento. La Línea Verde fue inaugurada en 1826, aunque entonces solo se usó para el transporte de animales. Hoy los pasajeros son humanos, muchos de ellos turistas.

5. El Bondinho de Santa Teresa, en Rio de Janeiro

Sigue siendo aún menos famoso que el teleférico, también amarillo y también llamado Bondinho, que vuela a la cumbre del Pan de Azúcar y a los Pies del Corcovado. Pero a pie de calle, este es el mejor medio de transporte para acercarse al corazón de la ciudad y tomar el pulso de la vida en la capital mundial del Carnaval.

6. El tranvía gastronómico de Zürich

Hay varios tranvías de este tipo pero ninguno con el “sabor” del Tranvía Gatsronómico de Zürich. SI estás de viaje en esta ciudad suiza no pierdas la ocasión de subirte en él y disfrutar del viaje degustando una clásica fondue de queso.

7. El tranvía del Port de Sóller en Mallorca

Acabamos la lista con un tranvía de nuestras tierras. Nos vamos al norte de Mallorca, al mil veces fotografiado tranvía de madera, marrón y naranja, que conecta la localidad de Sóller con su bonito puerto natural. Palmeras, naranjos y el espectacular telón de fondo de las montañas de Tramuntana hacen de este paseo una experiencia muy especial.

Escrito por Daniel Terrasa el 10 febrero, 2015 | ningún comentario
Etiquetas: , , Viajes

Déjanos tu comentario