Viajes

Los 7 museos más curiosos de Amsterdam

Además de los clásicos museos de la ciudad (la trilogía compuesta por el Rijksmuseum, el Museo Van Gogh y el Stedelijk) en la capital de Holanda hay una larga lista de museos de todo tipo. Algunos realmente extraños y sorprendentes. Estos son los 7 museos más curiosos de Amsterdam:

1. Sex Museum

Sex-Museum-AmsterdamSe encuentra en el lugar más concurrido de Amsterdam, en la calle Damrak, justo enfrente de la Estación Central.

El Museo del Sexo, imprescindible en la ciudad de la libertad y la tolerancia, intenta combinar el rigor y la seriedad que el tema requiere con algunos aspectos divertidos. Su nombre completo es Sex Museum – El templo de Venus y cuenta con figuras de cera a tamaño natural de Mata Hari con sus parejas masculinas y Marilyn Monroe. Dos enormes falos erectos de plástico de pie custodian la entrada.

La entrada cuesta 4€ y no se admiten menores de 16 años.

2. The Amsterdam Dungeon

Anunciado como “un paseo por los 500 años de la oscura historia holandesa”, el Amsterdam Dungeon ofrece en realidad un espectáculo de teatro de terror.

Visitando esta mazmorra ubicada en el Rokin, nos topamos con actuaciones cortas en inglés y holandés acompañadas de sonido, olor y efectos de luz. La mayor parte del espectáculo sucede en casi completa oscuridad, con los actores apenas visibles y un montón de sustos.

La vivisección humana de Rembrandt, el laberinto de los espejos o el paseo en la oscuridad son algunas de las atracciones más valoradas. El precio de entrada es de 21€.

3. The Hash, Marihuana and Hemp Museum

Se trata en realidad dos pequeños museos por el precio de uno. Ambos se encuentran en una corta distancia a pie el uno del otro en el Oudezijds Achterburgwal, uno de los canales del Barrio Rojo.

La primera exposición abarca los distintos usos de la planta de cáñamo y algunas de sus variedades; la segunda exposición se centra en el cannabis. El precio combinado para ambas visitas es de 9€.

No hace falta decir que para obtener una visión completa del tema, lo mejor es luego visitar un clásico coffee shop.

4. Torture Museum

Ubicado en Singel, es posible que una vez en la puerta, no te atrevas a entrar en él. Un largo y oscuro pasillo oscuro nos lleva a un paseo por la historia de la crueldad humana por solo 5€.

Tal vez resulte más interesante visitar el Medieval Torture Instruments Museum situado en el Damrak, documentado hasta elmás mínimo detalle y realmente sobrecogedor.

El precio de entrada es de 10 € y, pese a la dureza del tema, se permite la entrada a los niños.

5. Prostitution Museum

En una ciudad conocida por su Barrio Rojo y sus leyes tolerantes acerca de la prostitución, era de esperar encontrar un museo así.

Se llama Red Light Secrets y ofrece al visitante la experiencia de ponerse al otro lado de los famosos escaparates de luces rojas y saber cómo transcurre la vida cotidiana de estas mujeres detrás de las cortinas.

El museo se encuentra en Oudezijds Achterburgwal 60H, en pleno corazón del Barrio Rojo. La entrada cuesta 7,50 €

6. Pijpenkabinet

“El museo de la pipa”. Ahora que la corrección política amenaza con la imposición de una estricta prohibición de fumar en todo Amsterdam, este museo sobre los placeres de fumar parece todo un desafío.

En realidad se trata de una exposición científica sistemática de más de dos mil pipas de todas las épocas y de todos los continentes. Durante la Edad de Oro holandesa, en el siglo XVII, fumar en pipa era un placer pero también un símbolo de estatus. Sólo los trabajadores o empleados más pobres no fumaban.

El museo se halla en el 488 de Prinsengracht y la entrada cuesta 5€.

7. Tattoo Museum

Inaugurado en noviembre de 2011, el Amsterdam Tattoo Museum sorprende con la riqueza de su colección y con la forma atractiva de su presentación. 2.000 metros cuadrados distribuidos en tres plantas de un viejo edificio de Middenlaan donde repasar la historia de los tatuajes en los diferentes países y diferentes culturas.

La exhibición ha sido diseñado con una gran cantidad de espacio, aire fresco y colores brillantes. Los visitantes caminan sobre suelos de maderas exóticas y una magnífica cafetería nos espera en el tercer piso del museo. Eso sí, si queremos hacernos un tatuaje habrá que bajar a la calle.

Escrito por Daniel Terrasa el 4 marzo, 2015 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , , Viajes

Déjanos tu comentario