Viajes

Los 500 años de Leonardo da Vinci en el Loira

En otoño de 1516 Leonardo da Vinci viajó a Francia como invitado en la corte de Francisco I. El monarca le regaló un castillo a orillas del Loira, el de Clos Lucé, en Amboise. Allí pasó el genio los últimos años de su vida, dejando una huella imborrable que celebramos hoy 500 años después.

Leonardo era ya anciano cuando emprendió este viaje desde Roma, asistido por dos de sus más fieles discípulos. En su equipaje llevaba  manuscritos, notas, cuadernos y tres lienzos. Uno de ellos era la inmortal Mona Lisa que actualmente puede ser admirada en el Museo del Louvre de París.

Dentro del amplio y deslumbrante catálogo de castillos del valle del Loira, el de Clos Lucé no es ni mucho menos el más bonito. Al lado de las deslumbrantes fortalezas de Chenonceau, Azay-le-Rideau o Chambord, por ejemplo, la residencia de Leonardo no pasa de ser una casa grande. Sin embargo, el atractivo de este lugar está en los tesoros que guarda y en la historia que cuenta.

La visita nos lleva a descubrir el taller del maestro y otras habitaciones más íntimas de la casa. En el sótano se exhiben modelos a escala de sus invenciones más famosas. Otras se exponen al aire libre, en el jardín.

A dos minutos a pie desde Clos Lucé se llega al imponente castillo real de Amboise, donde este año se celebrarán diversas exposiciones de arte y ciencia inspiradas en Leonardo y su obra. En todo caso, una excusa perfecta para venir a descubrir esta ciudad, a medio camino entre Blois y Tours, que muchas veces pasa desapercibida para el viajero. Si te paras allí, no dejes de probar las fabulosas crêpes y la sidra de Anne de Bretagne, un acogedor local a los pies del castillo.

Fotos vía: La Repubblica

Escrito por Daniel Terrasa el 5 marzo, 2016 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , , , Viajes

Déjanos tu comentario