• Viajes

    Limoncello, el licor de la Campania italiana

    La preciosa región de Campania, en el sur de Italia, está llena de fabulosos tesoros naturales y artísticos, y entre ellos hay que incluir una deliciosa joya líquida de color amarillo chillón y sabor irresistible: el limoncello, compañero de toda sobremesa que se precie en esta parte del Mediterráneo.

    Para quien no lo haya probado nunca (¿de verdad hay alguien que no conozca el limoncello?) diremos que esta bebida se consigue a través de la lenta maceración de la cáscara de limón y otros cítricos en alcohol, a la que se añade también un jarabe de agua y azúcar. Hay muchas marcas en el mercado, algunas de ellas producidas incluso en otras regiones del país, como Sicilia o Trieste, muy al norte, pero el limoncello genuino sólo se puede encontrar aquí. Si tienes la ocasión, prueba alguno de fabricación casera, pues su sabor es único e incomparable.

    El disputado origen del limoncello

    La tradición cuenta que el limoncello nació hace más de cien años en una pequeña isla de la Costa Amalfitana conocida como Isola Azzurra. Allí es donde, según la leyenda, una anciana inventó esta bebida utilizando las naranjas y limones de su huerto, aunque sería su nieto quien la comercializaría y haría popular.

    Resulta difícil saber si esto es cierto, pues en las localidades de Sorrento y Amalfi, orgullosamente autoproclamadas como “cuna del limoncello”, se cuentan historias parecidas. También hay varios conventos de la zona que se disputan la autoría del invento.

    ¿Qué más da? Para el viajero que recorra estas tierras lo único que importa es no olvidarse de pedir un limoncello bien frío, casi congelado, con el que poner un maravilloso punto final a sus comidas y cenas. Italia, como siempre, nos conquista por el paladar.

    Fotos vía: Gazzetta del Gusto

    Escrito por Daniel Terrasa el 12 enero, 2018 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , , Viajes

    Déjanos tu comentario