• Viajes

    Lençois Maranhenses, el desierto del norte de Brasil

    La mirada se pierde hasta el infinito siguiendo la pista ondulante de las lenguas de arena separadas por lagunas formadas por el agua de la lluvia. Es la maravilla del Parque Nacional de Lençois Maranhenses, un desierto de 300 kilómetros cuadrados de extensión situado al norte de Brasil en el mismo borde del Atlántico. Una de los lugares más espectaculares del continente americano.

    Visto desde el cielo, el espectáculo es magnífico: un dibujo sinuoso en el que el blanco inmaculado de las arenas del desierto se ven manchadas por grandes piscinas de agua, verdes y azules, que se forman gracias a la ocasional llegada de las lluvias tropicales y la escasa permeabilidad del suelo. El resultado que se nos ofrece es el de una panorámica bella y desoladora que parece de otro mundo.

    Las dunas de Lençois ejercen un magnetismo irresistible para los aventureros, que se lanzan a recorrer este singular desierto en el que pueden descansar y aliviar el calor en cualquier momento de la excursión, dándose un chapuzón en estas piscinas naturales que salpican todo el camino.

    Imágenes surrealistas para el desierto más extraño del planeta. No estamos en el Sáhara, sino en Brasil, ¡y los enormes charcos de agua que vemos no son espejismos! Lo peor: el molesto viento que bate el sertâo incansablemente, una verdadera tortura para cualquiera que se adentre en este insólito lugar.

    La puerta más utilizada para conocer el parque es la pequeña localidad de Barreirinhas, a orillas del río Preguiças. Desde este punto parten las principales rutas para visitar varias lagunas cercanas, siempre montados en un 4×4, el único automóvil capaz de circular por las traicioneras dunas y los caminos de barro. También desde aquí se puede navegar por el río hasta su desembocadura.

    Fotos via: nationalgeographic.com

    Escrito por Daniel Terrasa el 4 febrero, 2012 | ningún comentario
    Etiquetas: , , , , , Viajes

    Déjanos tu comentario