Viajes

Las Salinas de Janubio en Lanzarote

Lanzarote es una isla espectacular llena de paisajes variados y coloridos forjados por el océano y los volcanes, pero también por la mano del hombre. El mejo ejemplo es el de las Salinas de Janubio, de incalculable valor natural y cultural. En esta laguna natural en los confines de Timanfaya se lleva a cabo desde hace más de un siglo el lento proceso de elaboración de la sal marina.

La paleta cromática es así: de fondo, el azul del cielo y el mar; rodeando las salinas, los contornos negros, ocres y rojizos de la lava volcánica; y en ellas, la huellas rosada del proceso en la laguna coronada por las montañas de sal, blanca y brillante, que producen destellos mágicos cuando el sol las toca. Una auténtica maravilla, el sueño de cualquier pintor.

La producción de sal está datada desde el año 1895. En su época más gloriosa se producían en Salinas de Janubio cerca de 13 millones de kilos de sal al año. Hoy la cifra es mucho más modesta pero el producto sigue siendo de altísima calidad.

La humedad de la isla cubre la sal producida aquí con una especie de escarcha bajo la cual se oculta el gran tesoro: la Flor de Sal, un producto puro, sin aditivos y de producción muy limitada. Muy apreciada por los cocineros canarios (y por los de fuera también) por su textura fina y crujiente. Sin embargo, incluso los menos expertos notan en seguida las diferencias de este producto sutil con la sal industrial que se acostumbra a consumir.

Además de recrear tu vista con estos paisajes fabulosos, en tu visita a Salinas de Janubio podrás adquirir la Flor de Sal y otros productos en la bodega-tienda situada en el fondo norte del complejo, abierto de lunes a viernes de 07:00 a 14:30 horas.

Fotos vía: Canarias 7

Escrito por Daniel Terrasa el 9 octubre, 2015 | ningún comentario
Etiquetas: , , , , , , , Viajes

Déjanos tu comentario